viernes, 8 de mayo de 2015

Sol negro










El activo cielo contrasta con la adormilada hierba. Todavía se presta a retozar tranquila mientras las gotas de rocío descansan en su superficie. La humedad se presta a un roce esquivo, juego de cariños.

Según van sucediéndose las horas, la mañana se recalienta, se asemeja al chocolate fuera del frigorífico en verano. Calentándose, buscando templarse. Los insectos abandonan sus madrigueras atreviendo a desperezar las alas y a corretear repartiendo sus patitas en el espacio. Las flores son acariciadas por el aire.

El aire, el hábitat de una sombra que se cierne sobre los campos, misterio denso e hiriente con la luz que nutre el momento cuyo ser cambia, se diversifica, alarga su esencia demostrando que nada es inmutable.

Como una sola entidad, el vuelo sincronizado arranca giros y volteretas. Los cambios de dirección son constantes. No importa la velocidad del vecino. Son miles de ojos explosionando compañía con una coreografía exquisita, propia de un desfile aéreo. En el cielo, la delineación se transforma. Las elipses se convierten en círculos y los óvalos terminan desdibujándose en esbozos anodinos, pero perfectos. Miles de alas que no se rozan, vigilantes de la comunidad que se protege en murmullo alborotado.

A miles, poetas alados, creadores de un único sol negro.





martes, 28 de abril de 2015

El patito






 
 
 
 
 
Desesperado suena el pequeño patito.
Desgarran el silencio sus reiterados píos.
Su plumón, arrastrado por  la corriente del río. 
.
Dos patitos nadan alrededor de su madre
la cual se aproxima a la orilla del río.
Allí se percata de que en su entorno sólo existen,
suaves y tiernos, dos de sus tres patitos. 
.
Alza la cabeza y descubre a lo lejos a su tercer hijo,
que agotado lucha contra el curso del torrente.
¡Cuá! Sale desbordado de su garganta.
¡Cuá! Arroja al aire su desgarbado pico. 
.
Al escuchar el ansiado parpar,
renueva el patito su piular,
esperanzado ahora se desplaza
dirigiendo al graznido su nadar. 
.
En la orilla se reúnen, los tres hermanos y la pata.
Salen y flotan de nuevo juntos.
Y pronto, muy pronto, volarán.
 
 
 
 

viernes, 17 de abril de 2015

He roto el silencio


 
 
 
 
 
He roto antiguas costumbres,
arrastrando el silencio al Averno.
Al  desgarrar emociones se han volcado,
 amigas tristezas y sucesivos duelos.
 
He mentido a mi yo más profundo,
cuyo amado sueño cada día duermo,
pintando de engaños aires esquivos,
lo evidente y real escondiendo. 
 
He tragado rabia y reunido anhelos,
que merecía algo más entendiendo,
pero he alcanzado los arriates del florido jardín
en el que ahora, extasiada me quedo. 
 
Con el fin de mis utopías viene
el querer seguir cuidando y regando flores.
Las que me miman y a las que mimo,
eso es lo que ahora, sin duda siento.
 
 
 
 
 

 

sábado, 28 de marzo de 2015

Un poco cansada


 
 
 
 
 
 
He atrapado un instante silencioso
para paladearme por dentro y acariciarme.
Para dejar de ser tan presente ante el camino,
relajándome de tensiones.
 
Sólo me ha hecho falta pensar en descansar,
para comenzar a llorar sin parar.
Me siento bien, estoy bien.
 
Sólo un poco cansada
de tener que sentirme tan fuerte.
 
 
 
 
 
 

martes, 17 de marzo de 2015

Florecen...


 








 
 
 
 
 
Florecen los ciruelos, los almendros, los cerezos.
Las mimosas y las magnolias.
Y en los jardines, las diminutas margaritas asoman por doquier.
Las florecillas de San José pintarrajean el verde césped de amarillo. 
 
Vuelven los colores a protagonizar el más bello de los cuadros,
haciendo sentir que el alma se despierta. 
 
Los pájaros, trinando junto al balcón me desperezan
mientras entran los rayos de sol entre las rendijas de la persiana.
 
El último mes ha sido digno de encuentros,
sabedor de encrucijadas eternas. 
 
Profesor que halla respuestas entre preguntas abandonadas.
Será verdad eso que dicen, que cuando dejas de buscar aparecen. 
 
Florecen los ciruelos, los almendros, los cerezos…
 
 
 
 
 

viernes, 6 de marzo de 2015

Cosas del viento


 
 
 
 

  
 
 
 
 
Lo he sentido desgarrando ramas
y alzando puntilladas olas al cielo.
Engarzando cabriolas en los charcos
mientras el frío se instala en los congelados huesos. 
.
Se han roto árboles y desgajado laderas,
colándose entre grietas,
partiendo piedras y quebrando peñas. 
.
Los paraguas se han dado la vuelta
y se han roto varillas y descosido telas.
Dueño del tiempo, de la distancia y lo eterno. 
.
Amo del presente, caricia.
 Ráfaga y vendaval. 
.
Hermano viento.
.
.
.
.

miércoles, 25 de febrero de 2015

Encajado


 

 
 
  
 
 
Los instantes tienen agujeros entre los que se desgarran

los espacios y el tiempo.

 

Acaban rematados,

como los blancos encajes

cuyos seres viven de adorno de una mesa,

de apoyo de un cenicero o de una lámpara.

 

La he calado.

A la vida.

Todo vuelve a su sitio.

Encajado.
 
 
 
 
 
 

domingo, 8 de febrero de 2015

Y para terminar la sidra...













El corro es armónico, creado de pétalos de ruedas. Parece que un ramo de sillas ha formado un abstracto círculo.

Él pregunta, pero nadie contesta. Algunos miran al suelo, otros al techo y los más atrevidos al interlocutor, cuyo gesto quiere empujarles a la palabra, a que se expresen, a que escupan lo primero que les venga a la mente.

¿No os acordáis cuando en febrero ibais a la sidrería? Sí, en febrero. ¿Y qué comíais allí?

Una abuela con el pelo vestido de blanco, acierta a decir: “Bacalao”. Y otra más allá: “Chuleta”.

¿Y el postre? ¿Qué comíais de postre?

Nadie habla y él, nuevamente explica: Queso y membrillo, con nueces y bebíamos sidra…

“Bueno, pues hoy, vamos a hacer un pincho de pan con queso, membrillo y nueces. ¿Qué os parece? Y también he traído sidra.”

En el centro del círculo tres mesas hacia las que algunas sillas se desplazan. En una de ellas, comienzan a pelar las nueces. En las otras dos, hay que quitar las pieles de los triángulos de queso. Los más espabilados terminan con trozos de queso en la boca y hay que corregirles para explicarles que hay que montar el pincho antes de comer.

El membrillo mancha las manos  y los dedos pringosos terminan también en la boca. Al final, se van formando esos pequeños trozos de pan con queso, membrillo y un cachito de nuez sobre dos enormes bandejas.

Se pasan delante de los abuelos y cada uno coge un pincho y alguno hasta repite tres culines de sidra…

Apreciando la poesía en estos momentos es cuando uno se siente vivo. Algunos no aciertan a hablar, otros apenas pueden moverse, a otros hay que ayudarles a comer… pero disfruto de cada instante, como si fuera el primero cada vez…

Mañana se pasarán la pelota, mientras gritan nombres de flores…
 
 
 
 
 
 

miércoles, 28 de enero de 2015

La hoja seca




 
 
 
 
 
 

 
 
 
"nos"
 
 
 
Quedé abrazada a la reja
conformándome parte del mismo paisaje.
Pero no soy como esa hoja seca
 que aunque preciosa en su imagen,
se limita a degradarse con los desaires
que navegan en las horas del destino. 
.
¡Qué necedad la mía!
Sentí  que podía funcionar,
pero hoy me concentro en el error
de esa vetusta creencia. 
.
Comulgo con el futuro de los árboles
 y con el cielo azul que respira detrás.
 
 
 
 
 
 
 

miércoles, 21 de enero de 2015

Mezcla


 
 
 
 
 
 
 
 
 
Soy una mezcla de circunstancias.
Reflexiva y racional, emocional e impulsiva.
 
Hoy entra una cordillera por el ojo de la aguja
y mañana se me hace grande mirarme en el espejo.
 
Intuitiva y pasional, voluntariosa y estratégica.
Ardiente en sentimiento.
Distante, en pensamiento. 
.
Una amalgama de corazón y autocontrol.
Una simple y laboriosa mezcla.
 
 
 
 
 

lunes, 12 de enero de 2015

Naturaleza


 
 
 
 
 
 
Soy naturaleza,
mas los vaivenes de la vida
logran que lo olvide. 
.
Escribo versos. 
.
Ahora soy, desprovista de hojas,
esa rama cuyas garras arañan lo azul.
Me brotan yemas ensimismadas
en cuyo interior residen esencias. 
.
Dormito somnolienta este invierno.
 .
 
 
 

 

martes, 30 de diciembre de 2014

El día de Navidad


 
 
"nos"
 
 
 
Ese cúmulo de circunstancias que forman parte del camino…
La vida, a veces tan dulce, en ocasiones tan arisca. Tan arisca que cuando sucede algo inevitable, te coloca al borde del límite y observas la línea que separa el bienestar de la desazón, clara, tangible, tanto que puede rozarse infinita.
Pero por las experiencias vividas sabes que las fuerzas se renovarán y volverán a encontrarse. Desconociendo de qué manera o cómo, te sujetas al día a día con garras de águila, con ojos de halcón sintiendo cada instante profundo y único.
Este año ha sido complicado porque lo inevitable vino a unirse una vez más a la existencia y sientes que es injusto  o que por qué es así. Ves la vida escapándose del cuerpo de una persona cercana y la rabia se apodera de ti a ratos y luego el llanto y luego…
Y ves a una chiquilla que llora y que se envalentona ante esas emociones. Que aunque madre, ahora es una niña que vive la muerte de una época. Que se agarra a sus hijos, que se desgarra por dentro, pero  continúa adelante y que en un momento de poder desahogarse nos pide con esa dulzura que la caracteriza… ¿Y si hiciéramos algo en Navidad?
De l@s cuatro herman@s, cuatro hijas. Sus manos más las mías detrás de la cámara. Observo sus manos, cálidas y amables.  Cuatro primas  hablando, mirándonos. Hay más prim@s, sobrinos, tíos, abuelos, familia, pero entre las cuatro hay conexión. Se siente, se paladea.
Desde una muerte y una tristeza, el día de Navidad se ha vivido distinto, único, y sabemos que será el principio de otros días y de otras Navidades en familia. De vivir estas fiestas a través de una llamada de teléfono, nos hemos acompañado para sentirlas juntos, unidos sacando del fin de una vida el camino de la esperanza, el sendero de la unión.
 
 
 

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Pompas de jabón


 
 
 
 
La luz se desplaza por la superficie iridiscente terminando por atravesarla. Allí continúa reflejándose en la superficie interior que la escupe hacia el infinito albergado en sus adentros. Transparencia que convive con decenas de colores, creados por su curvatura, por su grosor, por su tamaño.

     Esferas huecas perfectas, simples momentos de aire exhalado introducidos en líquido enjabonado. Juego o realidad apabullante…

     Es maravilloso observar la delicada fortaleza y a la vez, contundente fragilidad de una pompa de jabón. Es mágico contemplar el arcoíris que se concentra en sus paredes las cuales unidas a otras pompas, se transformarán para aplanarse y buscar la unión perfecta. 

     ¡¡¡Detente!!!

     Vamos corriendo de un lado a otro, haciendo mil y una tareas que nos impone el día. Busca la metáfora en la vida, busca el instante que sacia, la magia del encuentro, el juego de colores que tenemos a nuestro alrededor…  

     ¡¡¡Ilusiónate!!!  Busca la unión, como lo hacen constantemente las burbujas transparentes.

 

Espero que esta Navidad sea aún más, comunidad de pompas de jabón…

 

FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO NUEVO 2015
 
 
 
 
 
 

sábado, 13 de diciembre de 2014

En el bosque


 
 
 
Arkaitz Morales
 
 
 
 
Huelo mi propia ausencia,
cuando he de amar demasiado. 
.
Pero después interrogo al estar sin estar,
me confundo con el ser sin ser. 
.
Entonces mi  mundo interior impone
una orden de acercamiento
a esa sencillez que bien podría extinguir
con una simple goma de borrar. 
.
Y me divorcio de esa actitud
que sólo puede despertar tormentas. 
.
El árbol está más protegido en el bosque
que sólo en medio del valle.