viernes, 1 de agosto de 2008

Entre remolinos



Cierro los ojos y vuelvo a abrirlos,
rodeada de agua.
Agua que me envuelve, agua que me mima.

Andas correteando a mi alrededor,
entre las rocas que nos protegen de la marea,
donde hallamos un mundo de pequeños sueños,
Mejillones entre algas mientras se esconde un cangrejo
al llevar mi mano al agujero donde descansa su cuerpo.

Remolinos creados por la acción del salabardo,
Que arrastra y recoge lo que encuentra al lado.
Gritas, pequeño juguetón en aire descontrolado
al comprobar en cada pase lo que al cubo traigo.

Me robas la red comenzando a agitarla,
Metiendo en el agua tus anhelos de plata
y retornas en gritos, los rizos al viento
cuando elevas a lo alto tu especial contento.

Saltan las quisquillas en el cubilete rojo,
peces transparentes y cangrejos cojos.
Te acerco a mis sueños, alma de mi alma,
que disfrutamos juntos al despertar el alba.

3 comentarios:

Isabel dijo...

Qué precioso modo de describir un día de playa, un día de mar, jugando con lo que la naturaleza nos pone a mano. Es la mejor parte del verano. Besos.

Trini dijo...

Precioso día de playa el que has descrito y nos has regalado. Tengo tantas ganas de ir al mar. En fin, a ver si un día de estos, estos niños grandes a los que tanto llevé de pequeños, me llevan a mi...

Besos

Ojo de fuego dijo...

isabel: Gracias, guapa. Me alegro que te guste. La verdad es que pasé una tarde fantástica jugando con mi hijo...
Tienes posibilidad de mandarme tu dirección de correo electrónico????
Besos
................
trini: Mira que te aplico un correctivo, ehhh. En casa yo lo dejo muy claro. Excepto este año, por la celebración que tuvimos en mayo, siempre voy a buscar amapolas. Y te aseguro que si no vienen conmigo me voy sola. Hay muchas cosas que no me puedo permitir en esta vida, pero esa no me la quita nadie... Igual tendrías que ir tú por tu cuenta.
Besos