jueves, 11 de junio de 2009

Todo junto en un banco



Mientras el peque está en la merendola, me siento en un banco con un libro. Me golpea el sol en el pecho y levanto las páginas para crear sombra. Me deslumbra la luz. Leo. Se me acerca un niño montado en una bicicleta. Hola. Hola. Su montura le hace un quiebro y casi cae a mis pies. ¡Uy, que me caigo! Se incorpora y sigue pedaleando. Continúo leyendo. A los dos minutos, vuelve a mi lado. ¿Sabes como he saltado? Me he colgado de la rama del árbol y ya está. No se de que me habla. Miro detrás del banco y veo su bici junto a un armario de esos que montan en la calle llenos de conexiones eléctricas. ¿Has saltado desde ahí arriba? Siiiiii. Ten cuidado, mira que te haces daño. Vuelve a marcharse. Aparece en escena una mujer de cabello cano. ¿Puedo sentarme? Como estoy en el centro del banco me aparto hacia una esquina. Es que tengo que esperar a mi hija. Levanto la mirada. Hay más sitios libres en la plaza, pero ha elegido en el que estoy leyendo. No pasan ni cinco minutos y se levanta para marcharse junto a una mujer más joven, pero yo observo a la anciana. Adiós. Adiós. Traje sastre de color amarillo pálido, zapatos de tacón no muy alto, abiertos por detrás, bolso en el brazo. ¡Qué elegante! ¡Qué guapa! Siempre he admirado a las personas que saben guardar ese sentirse, como diría… Aquí estoy, si, aquí estoy… a pesar de la edad y de los achaques. Retorno a mi lectura, pasan los minutos. Estarán a punto de terminar. Me levanto…



5 comentarios:

Isabel dijo...

Yo también admiro a esas mujeres mayores que conservan dignidad y elegancia en el hacer y el vestir. Yo quiero ser así de mayor. Besitos.

Trini dijo...

Sabes? Esas cosas "Todo junto a un banco" sólo lo saben apreciar las gete con alma de poeta, como tú. A otros les suceden a diario mil escenas parecidas a estas, pero pasan bajo ellas o sobre ellas sin apreciarlas.

Yo admiro a la gente que se cuida y se mantiene joven pese al peso de los años.

Besos

Estrella Altair dijo...

Conozco muy bien esa sensación, mi abuela materna, era así, con esa clase y ese estilo, que espero, ja, ja, haber heredado.. un porte y un tronio, a pesar de los achaques.. del peso de la vida...

.... me encanta esa gente... la admiro.. y me recuerdan tanto a mi abuela, que agradezco siempre su visión..

.. me ha gustado mucho la entrada... sencilla y sentida.

Besos

Darilea dijo...

La vida su trajín, y un libro que desea ser leído a pesar de sus pesares.
Besitos.
Pd: Si por algo me gustan los parques es por contemplar la vida y sus movimientos. :-)

Ojo de fuego dijo...

isabel: Y yo también. Si, si, y si. ¡Qué guapa iba, que guapa!
.......................
trini: ¿Sabes lo malo? Que también aprecio las contrarias, las que me duelen y a veces duelen demasiado. Pero que le vamos a hacer, es lo que hay...
Muchos besos.
.................
estrella altair: Di que si. Es especial verlas así. A mi me encanta esa elegancia que saben conservar. Pelearé por ella, ya te digo yo...
Besos
................
darilea: Los parques son un mundo y la verdad, también me gusta observar a los demás. Aprendes muchas cosas, a cientos... La escuela de la vida...
Besitos