lunes, 31 de agosto de 2009

De cada viaje




De cada viaje, traigo un recuerdo.
Un pequeño escondite donde cerrar los ojos
y visualizar lo vivido.
Aunque estaba prohibido, bajo amenaza de multa
del último atrape un pedacito de lava,
casi negra, adornada de agujeros.

Cada viaje, con un sentido,
buscando entre mis profundidades,
aquellas que siento.
Cada experiencia, con un camino
al que encontrarle algo vivo
que me acune mientras duermo.

Y mientras tanto, a veces, ya no es recibir,
sino entristecerme al encontrar lo que no quiero
y entonces preguntarme que sentido tienen
ciertos sentimientos y ciertos cuentos.

Entonces vuelvo a buscar recuerdos,
sólo los míos, de mis adentros.



4 comentarios:

Isabel dijo...

Tus cosas siempre serán las mejores, las que nazcan de tu interior, de tus propios sentimientos. Lo demás, siempre es prescindible. Besos, guapa.

http://territoriozen.blogspot.com

Trini dijo...

Quizá, los viajes nos hagan valorar más aún lo que somos y lo que tenemos.
Mi sobrina siempre trae a mi madre alguna piedrecilla de todos sus viajes. A mi también me gusta traerme alguna, pero claro, yo viajo tan poco que me he de conformar con las piedrecillas internas...

Besos

Darilea dijo...

A mi también me gusta guardar recuerdos, creo que ya es una manía.
Besitos.

Ojo de fuego dijo...

isabel: Eso lo se. Siempre vuelvo a lo mismo, pero es lo que siempre tendré por encima de todo lo demás.
No me cabe duda.
Besos
.......................
trini: Es bonito quedarse a sentir lo que te han traido los viajes, las experiencias nuevas que te han acompañado, las que has vivido y soñado...
Besos
.....................
darilea: No te creas que guardo muchos y además los que conservo son pequeñitos, que no abultan mucho, vamos.
Besitos