domingo, 18 de abril de 2010

Límites



Es bueno reconocer los límites de cada uno. Es como tener una barrera que nadie puede sobrepasar porque te hace daño.

Durante muchos años la han sobrepasado y yo lo he tolerado, me he dejado llevar, hasta darme cuenta cuales eran esos límites. Y al hacerlo, también he aprendido a respetar los límites de otros. Pero el darme cuenta de ello me ha llevado también a apartarme de algunas personas. Porque esas personas los sobrepasan continuamente, claro está sin darse cuenta, porque no me paro a explicar que es lo que me sienta mal.

También están las personas de las que nunca me apartaré porque saben donde están mis límites y los respetan. Quizá porque también son sus propios límites y saben tratarte como necesitarían que les tratarán a ellas.

También he aprendido que según con quien hables no es bueno ser claro, porque el tratar de explicar donde están tus límites puede convertirse en un arma de doble filo que se vuelve contra uno mismo, porque al no comprender la otra persona lo que te sucede, eres algo así como un bicho raro, al que no se le puede decir nada.

…………………….

Ayer estuve paseando con una amiga que está pasando un mal momento. Le estaba contando una situación sucedida esta semana en la que alguien sobrepasó mis límites. Empecé a despotricar, no contra ella sino contra la situación que me había revuelto por dentro y de repente me pidió que dejara de hablar así, porque le hacía daño, porque le dolía, porque le afectaba.

Comencé a hablar en voz baja y dejé de despotricar, dándome cuenta del momento que estaba viviendo. La oportunidad de dar lo que siempre he deseado que me den, cuando trató de ser asertiva respecto a como me siento cuando sobrepasan mis límites. La confianza que estaba depositando en mí era muy grande, abriendo sus sentimientos, enseñándome sus barreras basadas en la experiencia que de la vida ha sacado.

No pude evitar ponerme a llorar, y en su malestar llegó a preguntarme si había dicho o hecho algo que me sentará mal. Traté de explicarle lo que me sucedía pero no se si me entendió.

Retirar el ego de la mente y ponerte en el otro lado. Observar la asertividad de la persona que está enfrente y tratar de entenderle y de ayudarle para que no se sienta mal ante nuestros actos, siento que es uno de los mayores gestos de unión que puede haber entre dos personas.

Sencillamente, con su confianza, me dio la oportunidad de dar algo muy grande.




6 comentarios:

TriniReina dijo...

Creo que en no sobrepasar los límites del otro, reside el respeto. Lo que sucede es que, la mayoría de las veces, no conocemos el límite del otro y, acaso, metamos la pata con nuestra actitud, por otro lado, limpia siempre, aunque pequemos de inocentes. El caso es entenderse y darse, y creo que lo hiciste con esta amiga.

Abrazos sin límites:)

Isabel dijo...

Seguimos aprendiendo a vivir, porque se olvidaron de incluirnos el libro de instrucciones cuando llegamos a este mundo. Besitos, guapa.

Nome : Giovenale Nino Sassi dijo...

Trato de escribir un pensamiento en su idioma ..
Amar es vencer el miedo a abrir otra ...
. Superar el miedo a lo desconocido que vive en las profundidades del alma y la mente.
Me parece que la incapacidad de amar es un límite ... capaces de amar es todo

Darilea dijo...

Es dificil saber donde está el límite, ya que todos no tienen las mismas barreras.
Es un poco complicado lo que quiero decir, quizás es me recordé una anécdota, en la que quise ayudar y me encontré con un garrote por agradecimiento jeje.
Pero de esas cosas se aprende, no??
Un beso.

julio dijo...

No se si retiraando el ego de la mente, pero sí aparcándolo, tal vez desaparecieran esos límites de que hablas; los que los demás no pueden sobrepasar y los que nos imponemos nosotros hacia los demás.

¿Y por qué me expreso así?
Pues porque desprovistos del ego o atenuado, queda el corazón y éste no conoce de límites de ningún tipo.

Y como lo siento, lo digo :)

Un fuerte abrazo

Ojo de fuego dijo...

trini: Como dices no conocemos los límites del otro y lo que para uno mismo no significa nada, para el otro puede ser un mundo terrible. Ella supo explicarse muy bien, pero también creo que es porque confía en mí. Sin eso, sin esa confianza no se va a ningún sitio en una relación.
Besitos
...................
isabel: Pues no nos queda más remedio. Y seguiremos aprendiendo hasta que terminemos el camino. Pero es bueno aprender y darse cuenta de las cosas.
Besitos
...............
nino: Es muy difícil darlo todo. Si algo he aprendido es que sin cierto ego no podemos sobrevivir. Y eso nos guste o no es lo que hay. Hay gente que nos pisotearía sin dudarlo.
Besitos
...................
darilea: También me he encontrado con esos garrotes. Ya sabes el dicho "no te metas donde no te llman". Pues eso, si te llaman para ayudar adelante, pero si no lo hacen, por lo menos yo, bien calladita. Hay que saber hasta donde te dejan llegar y quedarse ahí, no más.
Besitos
......................
julio: Tu manera de expresarte me resulta maravillosa, mágica... La entiendo, no lo dudes, pero con mucha gente no funciona.
Julio, todos podemos cometer errores, todos, pero creo que hay maneras de hablar y de dirigirse a los demás que están de sobra. Tolero muchas cosas, pero que me descalifiquen porque no actúe como otros esperan, no lo paso. Y que te conste que me pongo al otro lado, pero hay personas con las que no se puede hablar. Sencillamente me aparto, y me tranquilizo yo sola, entendiendo muchas cosas que hace tiempo entendí que no me podía permitir el lujo de explicar.
Esos límites forman parte de mi vida, de lo que he vivido, de como no puedo tolerar que me traten, porque lo he vivido. En esos momentos necesito de ese ego.

Una falta de respeto siempre será una falta de respeto, por mucho que nos pongamos en el otro lado.

Besitos