lunes, 14 de junio de 2010

En el de al lado.

amapola 4
.
.
.
amapola 3
.
.
.
amapolas 2
.
.
.
amapolas 1
.
.
.
"nos"
.
.
.
Desde el borde de la carretera,
sigo el camino como todos los años.
Busco rojo,
me persigo esperando.
Últimamente no tengo tiempo
para buscarte, para buscarme.

En el campo del año pasado,
a lo lejos, verde trigo plantaron.
No se ve el colorado que me llevó
a encontrar mis sueños dorados.

Otros derroteros miran los ojos,
encontrando pequeños grupos formados.
Un cobertizo en ruinas se convierte
en postal de saciedad y cuento.
Me aparto… Perdóname, niña,
por no dedicarte más tiempo.

Volvemos hacia atrás y aunque no se ven
regresamos a aquel campo y en el de al lado,
se hallan, se sienten, entre el cereal dorado
y allí me hallo y siento yo.
.
.
.

4 comentarios:

Estrella Altair dijo...

Me encanta, lo comparto y lo siento...

Increible... belleza en ti y en las amapolas.

Besos

Lidia M. Domes dijo...

Qué bello el rojo de la pasión y el dorado de la realización, conjugados.

Un abrazo!

Lidia

julio dijo...

Preciosos los campos de amapolas y la fotografía. Especialmente la primera es muy curiosa, ese corte entre el cereal y las amapolas.

Parece que todos los años aparecen para que las disfrutes :)

Un beso

Ojo de fuego dijo...

estrella altair: Me alegro que te hayan gustado, Para mí este día es algo muy mágico, muy especial.
Besitos
......................
lidia: La verdad es que la conjugación de los dos colores es muy bella. Son momentos muy especiales para mí. Muchísimo.
Muchos besos
...............
julio: Me sorprendió mucho la primera foto. La línea con el horizonte es fantástica y el contraste del rojo con el dorado, fascinante.

Ellas saldrán siempre, Julio, en algún campo. Yo me traslado para buscarlas, apenas salen media docena donde vivo.
Suelo ir a Navarra por las inmediaciones de Olite. No salen para mí, pero mientras tenga fuerzas saldré todos los años a buscarlas.

Muchos besos