sábado, 28 de agosto de 2010

Emoción escrita







La poesía me suena intensa; en pocas palabras, sin extenderse demasiado hay que devanarse los sesos en colocar sentimientos, emociones e ideas. Calculadas estrofas y rimados versos han de reunir intensidades. Creo que a veces me resulta reducida y escueta dentro de un universo de sentires.


El texto, el relato, da más juego. Uno puede explayarse en relatar lo que está sucediendo con más detalle. Los colores, el lugar y el momento tienden a convertirse en una infinidad de recovecos en los que detenerse por medio de una frase, añadiendo adjetivos que redondeen más la situación relatada.

Pero tanto la poesía como el relato y no hablemos de la novela tienen que crear emoción al que lo lea para que la obra no sea arrinconada. La emoción, esa percepción sensitiva que cada individuo tiene sobre la realidad, sobrepone su intensidad viviéndola desde las experiencias interiores de cada persona.

Es por tanto que un poema que pudiera parecerme arrebatador y terriblemente atrayente, a la persona que lo lea dos minutos después, le resulte totalmente aburrido y carente de significado.

Cuando transmitimos un mensaje, debemos decidir si lo hacemos desde la cercanía, desde la confianza o bien todo lo contrario, confusamente o desde un punto de vista superficial.

Ya puede ser poesía o un relato… El tipo de lenguaje utilizado nos dará las pautas sobre qué tipo de emoción estamos recibiendo o quizá no estemos recibiendo ninguna y se limite a una simple descripción. La emoción que sentimos interiormente ante lo externo que se nos presenta mediante los ojos y los oídos nos hará decidir que es lo que estamos recibiendo teniendo en cuenta nuestra subjetividad o nuestro paralelismo.
.
.
.

3 comentarios:

TriniReina dijo...

Creo que el escritor siempre anhela transmitir emociones y tocar el espíritu del lector.
Como dices, lo que emociona a un lector, deja deja a otros fríos. El caso es que depende mucho de nuestro estado de ánimos y nuestro sentimiento al leer; tal como en su día, el texto, fue sentir del escritor.

Besos

Isabel dijo...

Escribir parece complicado. Al final, sólo cuentan esos sentimientos y la forma propia de expresarlos. De esa sinceridad y esa interiorización viene la lectura intensa... cuando te mimetizas con el autor o él consigue que lo hagas, eso es un premio. Besitos!!

Ojo de fuego dijo...

trini: Es terminar entendiendo muchas cosas, como en la vida real. Darse cuenta de que se quiere transmitir o de que no se quiere. Y sobre eso dejar fluir la mente, la vida y el bolígrafo.

Besos
..................
isabel: Creo que tienes que conseguir un paralelismo con el lector; si el lector no sabe expresa las emociones, el lector dificílmente podrá ponerse en su lugar. Cada uno sabrá buscar donde está ese punto de unión para juntarse y ser uno.

Besitos