miércoles, 9 de febrero de 2011

Pueblo de Egipto





"nos"



Cuando visitamos aquella casa,
nos ofrecieron té y pastas,
refrescos, tatuajes de henna
y risas bajo sombras de paja.

Cuando visitamos aquella casa,
acariciamos piel de cocodrilo viva
entre cuatro paredes atrapada
para disfrute de los turistas.

Bailamos dentro de aquella casa
como si de un grupo de danza se tratara.
Nos cogían las manos y saltaban
unas niñas con velos rodeando sus caras.

Cuando salimos de aquella casa
nos esperaban las chiquillas
ansiando saciar con algo el orgullo
cuya existencia aporta pedazos de vida.

De la cartera de una turista
salieron de cincuenta céntimos, dos monedas
ofreciendo a dos princesas morenas
sonrisas para pintar sus bocas abiertas.

Sucedió que ambas querían
la misma atención de aquel regalo
y en armas de garra se tornaron las manos
que antes pedían presentes soñados.

¡Que necesitaran que lucharon sin tregua
que hasta tuvieron que separarlas
de la mujer que sólo quiso darles
lo que para nosotros es poco o casi nada!

¡Qué poseerá este caliente país,
de peleas callejeras, testigo!
¡Por salir de la hambruna, ahora pelea,
vigilante del poderío político!

En unión se aúpa, para descubrir su destino.







4 comentarios:

Oréadas dijo...

Triste situación la del pueblo de Egipto. ´
Un beso
Pd:Como vas, con el tema?

TriniReina dijo...

Espero que el cambio les sirva para mejorar y crecer y brillar.
Ojalá resurjan.

Besos
Te felicito por el poema.

Estrella Altair dijo...

Saldrán adelante, son valientes y quieren.

Un beso

Ojo de fuego dijo...

oréadas: Es muy triste como vien. Yo que lo conozco... Podría contarte historias increibles...

Besos
......................
trini: Yo espero que si. Pero con el cariz que estçan tomando las cosas da un poco de miedo. En Argelia, en Yemen... Ojala que no vaya a mayores.
Besos
...................

estrella altair: Espero que si, aunque espero que no se les vaya de las manos. Esperemos que no.

Besos