lunes, 5 de diciembre de 2011

Rocío





Esa gota que ha caído en el cabello,
humedad acumulada
por el aire de la oscura noche
que juega a enredarse en tu largo pelo. 
Esas temblorosas perlas,
espejo sobre la sutil telaraña
cuyo arquitecto empapa sus patas
mientras pasea reuniendo sustento y comanda. 
Ese verbo en tiempo presente formado
de los tres en modo indicativo,
en la boca, regalo de agua en la lengua caído,
esparzo sonidos que suenan rocío. 
En invierno, cristalina escarcha.
Verano sobre la hierba, mojado delirio.
En cientos de gotas tu cara salpico
cuando me vuelvo gracioso.
Niebla cerrada, cálido lloviznó, tu Rocío.


4 comentarios:

Carmen dijo...

Bonito poema cuya musa ha sido ese fenómeno meteorologico , que con frecuencia es, fuente de inspiración para otros muchos poetas.
Un saludo.

TriniReina dijo...

Cálido o fresco, siempre es bienvenido el rocío. Es como una sobredosis de vida. Al menos, qué limpio se siente al aire tras el.

Besos y gotas

Oréadas dijo...

Tanta belleza en su cristalina forma que se convierte en portador de muchas musas.
Besitos

Ojo de fuego dijo...

carmen: Pues si te digo la verdad no ha sido una musa en si. He andado buscado palabras que por su significado me permitieran jugar con el escrito. Rocío como sustantivo, como verbo y como nombre... Todo un juego...

Besos y muchas gracias por tu visita.
.....................
trini: Y que maravilla es verlo depositado sobre la hierba después de una húmeda noche...

Besitos, linda.
............................
oreádas: Es una maravillosa belleza observar el rocío envuelto en la bruma de la mañana. Que lo disfrutemos por muchos...

Besitos
trini: