martes, 16 de octubre de 2012

Melocotones


 
 
 
 
 
Melocotones.
Melocotones, si.
Me he empachado a melocotones. 
.
Esa piel aterciopelada
que a la boca arrimarme no puedo
porque me provoca dentera
me ha llamado, este verano. 
.
Les he quitado la piel,
y su amarilla carne
bajo mi paladar
se ha expandido jugosa. 
.
El cuchillo, de su ser asesino,
ha contribuido a ello
transformando el roce de mis manos
en aventura resbalosa
de empalagoso néctar, bañada
y del despelleje de su envoltura, consecuencia.
 .
He observado huesos saciados de caminos
entre los que alguna que otra tijereta
ha paseado sus caderas
y sido responsable de mis gritos. 
.

He disfrutado ante tanto dulzor
recorriéndome las entrañas.
 
 
 
 
 

5 comentarios:

José Manuel dijo...

Solo sé disfrutar de la dulzura del melocotón con mi boca, dime tú como se hace con las entrañas, ya me gustaría.

Besos

TriniReina dijo...

Tú sí que sabes, niña.
Y, ahora, mandarinas:)

Besos

Estrella Altair dijo...

oye...!!!!

que yo quiero sentir lo mismo

tienes mas melocotones...???

pues dame uno... de lujo

y decirte que este poema..me ha gustado muchooooooooooooooooooooooooo

de verdad..

es un tono distendido alegre y algo picantillo..

besos.. de melocoton

Juan Pardo dijo...

Me encanta como haces poesía y creas todo un universo de sensaciones de lo cotidiano , de la experiencia más inmediata.Los melocotones , todo un cosmos de sensaciones en tus versos.Un cálido abrazo.

Ojo de fuego dijo...

Hola a todos: Ya que José Manuel y Estrella Altair, así lo piden explicaré como entiendo yo ese disfrutar de algo tan rutinario como comer unos melocotones...

En unos días...

Besitos para todos