martes, 29 de enero de 2013

Cuando hace frío




 








Camino en movimiento de caderas
con mis pies arrastrando sensaciones,
las rodillas en continuada doblez
conforman el conjunto de un sentido corcel. 
.
Sonrisas y reflexiones me acompañan
junto al chico que fue mi doncel.
Tarde de enero cuya esencia atrae al frío
poco rato después de comer. 
.
Mi cuerpo se rebela de pronto,
buscando sin duda el sendero romper,
meto la tripa y controlo el aliento
subiendo la marcha para rápido volver. 
.
Más no aguanto el traqueteo
contagiando tu risa mi troquel.
Me agarro el vientre y respiro de nuevo
reanudando la dirección que recorren mis pies. 
.
Una niña sostenida en brazos
consigue mi concentración al momento romper.
Los leotardos bajados y su trasero al aire
recuerdan a mi vejiga lo que deseo hacer. 
.
En una esquina después de un buen rato,
una cafetería me ofrece un buen café,
pero me olvido del café y de mi pareja
porque sólo en el baño, anhelo pacer. 
.
Paso por delante de una mujer que decidida
busca en el aseo su próxima parada.
Que no aguanto más, siento por dentro
y allí me aposento, como si fuera una vaca. 
.
Cuando salgo, mi compañero mi mira
contemplándome tranquila y realizada,
ya que no hay mayor placer que hallarse plena
después de haber meado una espléndida meada.
 
 
 
 
 

8 comentarios:

maria del carmen nazer dijo...

Es original. Tiene tu sello.Un poema atrevido en el sentido del que sale del montón.besos de luz.

ana dijo...

Jajajaja, buen poema a la meada, un homenaje a una necesidad básica, como el comer y el dormir. Abrígate.

Besicos.

TriniReina dijo...

Jajajaja. Como se dice por aquí: más razón que un santo:):):)

Y anda que no cuesta trabajo a veces hallar el lugar donde pacer, digo mear jajajajaja.

Besos

José Manuel dijo...

Bueno, y por qué no un poema a la necesidad fisiológica de evacuar (lease mear), es tan digna como cualquier otra necesidad del cuerpo.
El frío juega estas pasadas.

Besos

Erik dijo...

Una larga y cálida meada.

Beso

Estrella Altair dijo...

Divino.. madre mia

que alivio

es genial te ha quedado algo prosaico bello y sensible y original

y sobre todo

placentero

besos hermosa niña despues de una hermosa meada..

Juan Pardo dijo...

Genial...eres única en hacer de lo trivial poesía , en hacer de lo prosaico un original canto.Un abrazo.

Ojo de fuego dijo...

maría del carmen: Siempre he creído que la vida está llena de momentos inigualables y te aseguro que este lo fue...

Besos
.............................
ana: Si es que hay que vivir todo muy intenso, hasta las ganas de mear...

Gracias por tu visita. Besos
........................
Trini: Me alegro que te haya hecho reir. Te aseguro que pasé muy mal rato y mientras M. partiéndose el culo y haciéndome reir... Creía que me meaba...

Besos
..........................
José Manuel: Y por qué no? Si te hace sentir sensaciones intensas, porque no hacerlo???

Besos
.........................
Erik: ¿A qué son buenas? Y cuando ya la vejiga se relaja, es flipante, fantástico. Puedes respirar sin apurarte...
.............................
Estrella: No te imaginas que alivio. La chica que iba al baño y de la que me colé... No sabes la cara que puso. Pero yo ya no podía más...

Besos
............................
Juan Pardo: Pues me alegra que te guste. Y te aseguro que de trivial nada. Estuve a punto de mearme en medio de la calle. Cuando vi a la niña en brazos de su madre meando, fue terrible...

Besos