domingo, 10 de marzo de 2013

Cada año








Hace tiempo tomé la decisión de no volver a escribir sobre ciertos momentos vividos en el pasado que, aunque responsable de parte de mi presente, no podían sentirse protagonista en el día a día.

Así con el pasar de los años, han encontrado un pequeño lugar donde sentarse y dormitar. Me percaté de que si seguía persiguiéndolos y escribiendo sobre ellos no terminarían y seguirían flotando en el aire y podían llegar a tornarse espesos y recalcitrantes.

Los privé de vida y pintándolos de desesperanza para no pensar en ellos. Con esta decisión y la compañía de mi libertad al lado, apenas me afectan en el hoy, pero con el camino, siento que me han ido quedando algunas ilusiones por el camino, con el transcurrir de la rutina. Pero es el sendero que tomé, consciente como soy y no me permito hablar sobre ello.

Quizá coarto más de lo que debiera, porque el “aprender a estar” no es siempre beneficioso. Lo bueno es que el hecho de engañarme se alejó hace tiempo. Es mejor sentirse con la realidad de frente.

Lo malo son estos primeros días de primavera, en los que por todo y por nada, tengo ganas de llorar, como todos los años…
 
 
 
 
 

6 comentarios:

TriniReina dijo...

Es que hay fechas que mejor borrar del calendario, pero al no ser posible ello hemos de transitarlas con el mayor valor posible. Qué remedio. Ojalá se difuminaran.

Besos

Juan Pardo dijo...

Todas las estaciones de tránsito remueven nuestro interior,mezclando ilusiones,recuerdos y sueños mutilados;pero siempre...al final,nuestro yo sale catartizado.Sincera y emotiva reflexión con la que empatizo.Un cálido abrazo.

maria del carmen nazer dijo...

Es complicado, amor. Aunque no los menciones, los momentos ESTAN.Hablar o escribir sobre ellos, es una decisión personal.En mi caso, no lo puedo evitar, muchas veces hago catarsis , escribiendo.
Abrazos en una tarde correntina ... lluviosa y gris. :)
Besos de flores aromáticas ... las de tu primavera.

José Manuel dijo...

Volverás un año tras otro a repetir tu necesidad de llorar, unas veces con motivo y otras no. No te preguntes el motivo, es tan complicado como querer entender la vida.

Besos

Adrian Etchepareborda dijo...

Hola de nuevo ojo de fuego, me recuerdas? hace unas publicaciones escribí algo, y lo siento no tengo blog en estos momentos...el "poema" en si, es más bien una pequeña historia, porque una vez leí a alguien con un suyo como el mío.
Aunque no me considero bueno escribendo, agradezco tus comentarios. Saludos!

Ojo de fuego dijo...

Trini: No son fechas especiales en este caso. Que me afecta el cambio de luz, y pasan unos días hasta que me compongo de nuevo, nada más y nada menos...

Besos
..........................
Juan Pardo: Sólo me estos primeros días de primavera... El resto del año, la verdad lo dejo correr, cada vez más. Pero estos días... Hasta que me acostumbre al cambio de luz...

Besos
...........................
maría del carmen: Ya sé que están y no los niego, están y no los olvido... Yo sé que no me viene bien escribir sobre ellos, ni siquiera hablarlo. El precio a pagar, sólo yo lo sé... Muchas gracias guapa

Besos
........................
José Manuel: Lo sé y soy muy consciente de ello... Mal que me pese soy muy consciente de ello
Besitos
........................
Adrian Etchepareborda: Si, ya recuerdo que escribiste un poema. Pues habría que animarse a escribir un blog. Seguro que tienes muchas cosas que compartir...
Gracias por tu visita.