lunes, 28 de octubre de 2013

Fluyendo


 
 
 
 
piedras, musgo, cascada, agua, montaa arroyo, deja, Los rboles
 
 
 
 
 
Hoy, la vida me obliga a reconvertirme. Hoy, he de asimilar lo duro que en todo camino se presenta. Esas piedras que en el momento menos inoportuno se te ponen delante y te hacen tropezar. Tras el tropiezo viene la cura, tras la herida hay que buscar que la cicatriz sea sanada lo antes posible.

De estar angustiada, paso a sentirme triste. Y esa tristeza he de combatirla con el día a día, con el trajín diario que trae la rutina. Con un poema o con un rato tocando el piano, con un abrazo o con una charla, con el trabajo, con una comida, con la compañía de las personas que están a mi lado…

Hace años que aprendí donde no tenía que sentarme, hace tiempo que aprendí que había cosas que no podía solucionar, y que tratar de arreglar lo que no estaba en mis manos sólo podía traerme vivir en esa angustia que me podía terminar hundiéndome. Y que la vida es mucho más que eso, que la vida es uno mismo luchando contra esas piedras, a las que hoy trato de forrar de terciopelo, como si de musgo se tratara… Como me dice una amiga, el café me lo tengo que tomar, así que tengo que cargarlo de azúcar.

Alrededor de las piedras, fluye el agua que roza la orilla. Los peces la nadan y algunos animales se sacian en sus humedades. Los árboles ofrecen sombra y ahora en otoño, encuentran encantador regalar sus colores para que floten dejándose llevar por el baile de la corriente.

Porque todo lo que rodea a las piedras va a conformar mi fortaleza, va a traerme energía, para así demostrarme que el tiempo que destine a cuidar al dueño de las piedras, que ha sido y siempre serán mi inicio, sea el menos doloroso posible…

Porque aunque ahora me sienta triste, la vida es mucho más que una tristeza.
 
 
 
 
 
 
 
 

9 comentarios:

maria del carmen nazer dijo...

Ay, mi vida !! son etapas. Las luces y las sombras. Como te dice sabiamente tu amiga. El café lo tienes que tomar, entonces échale azúcar !
"Esto también pasará " lo dice la Biblia.
Todo mi amor para tí y mucha fortaleza !:)
Besos de miel.

TriniReina dijo...

Hay días que por mucho que intentemos verlos de un color más luminoso, no hay manera. Sí, hemos de ser positivas y convertir en arena ciertas piedras, pero hay días...
Aún así he de felicitar a todo el que sea capaz de alzarse.

Besos

José Manuel dijo...

No todos los amaneceres nos traen la luz, aúnque haya sol todo se torna oscuro... Si bien el ser humano puede llegar a ser más fuerte de lo que en realidad es.

Besos

Darilea dijo...

Leerte y sentirme fundida en tu agua, en tus palabras. Hay días...
sí hay días y muchas mañanas a las que enfrentarse, así que hay que levantar la cabeza y buscar ese pequeño rayo de luz y seguirlo, seguro que nos devuelve la sonrisa. Mañana... mañana, tal vez ;)
Un besito

Brisa dijo...

Aceptar creo que es mucho más importante que comprender, hay situaciones que por mucho que confiemos nos cuesta comprender, pero me gusta mucho tus armas de guerrera para combatir: la escritura, la música, las caricias y hasta la rutina.

Seguro que sí, la vida es mucho más que la tristeza que experimentamos tantas veces... pero observarla nos ayuda a superarla.

Bss

PD: Gracias guapa ;)

Amapola Azzul dijo...

Bueno, la vida es tristezas y alegrías, a veces muy difíciles de separar. Buen finde. Un abrazo.

Juan Pardo dijo...

Aunque el existir sea un camino pedregoso siempre fluye en los duros entresijos del vivir momentos de pleno gozo.Hermosa reflexión.Un cálido abrazo.

Mª José dijo...

Que fluya la vida, cada proceso enseña algo que necesitamos aprender.
Besos de colores

Ojo de fuego dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Verdaderamente no cambiar esta situación que es tan real que a veces arrastra. Con el día a día, la aceptación va creciendo y es lo que tiene que ser. Me guste o no...

Gracias y muchos besos