viernes, 25 de abril de 2014

La esperanza del día de las lágrimas


 
 
 
 
 
 
 
Él no se separa de su lado. Día y noche, sólo se permite pequeños intervalos mientras come, siempre que haya alguien de guardia. Su hermana le insiste que tiene que ir a casa para descansar, pero él se niega ese derecho. Yo le digo que lo deje tranquilo porque está donde quiere estar. Al escucharme, comienza a llorar sabiéndose entendido.

Al rato, de nuevo en la habitación, la acaricia. La siente débil en medio de la impotencia, en medio del afán por continuar a su lado. Suavemente rozo su brazo. Él la toma de la mano mientras se sienta en la silla situada junto a la cama. Apoya el codo sobre una de las barras laterales y la mira con tristeza. Ella descansa ajena a la angustia que nos rodea por lo que estamos viviendo.

El cansancio le vence y se abandona al sueño. Baja la cabeza y como consecuencia de las horas de vigilia, se duerme. El goteo de la glucosa, testigo mudo. La respiración entre sábanas, agónica. Tras la ventana, una conífera y el cielo azul. El jardín está vestido de margaritas. Les observo. Sus caras enfrentadas, sus ojos cerrados. Un sueño agotado y otro inducido.

Quiero plasmar la imagen, quiero explicar todo lo que se me pasa por la cabeza.

Hay tal plenitud, tal belleza envuelta en este sufrimiento latente que llega a asombrarme. Lo hermoso que esta pequeña siesta ha venido a concentrar en un instante. Pareciera que él quisiera unírsele en ese baile hacia el tránsito, hacia esa red que comienza a separarlos.

Apenas son cinco minutos como repentina espectadora los que me poseen, hasta que él despierta. Una sorpresa eterna al comprender la belleza cautiva en el día de las lágrimas.

Hoy el destino, me invoca a sujetar el bolígrafo, a plasmar en el papel, las cruces y derroteros de la vida porque en medio de este todo, la tristeza me enseña que puede ser tan delicada como un cristal estudiante de las más hermosas ternuras de la existencia.

Tan frágil, divina y sutil que es capaz de hallar el sendero para demostrar que pese al dolor, hay que sujetarse al tiempo de los instantes para apreciar la esperanza de la vida.
 
 
 
 
 
 
 
 

7 comentarios:

Brisa dijo...

Que triste pero cuanto amor derraman hoy tus letras mezclado entre las lágrimas , puede que eso es lo que dote de esperanza el momento . Cuanto valor tiene esa aceptación de la acción de alguien a quien queremos, está por encima incluso de nuestro propio dolor.

Hoy amiga seguro que sin pretenderlo eres un bello y sabio ejemplo de vida. Gracias....

Un abrazo calmante.

Erik dijo...

A veces es que te agotas un poco pero por debajo queda esa alegría por aun poder estar cansándote.

Sigamos.

Beso

Amapola Azzul dijo...

Sí, apreciar esa luz en la esperanza que se mueve aquí. Un beso.

Amapola Azzul dijo...

Feliz semana.

TriniReina dijo...

"No es fea la tristeza"...
Hasta en ella podemos, como tú, hallar la belleza. Pese a la desesperación, la belleza.

Besos

José Manuel dijo...

Hasta en la mas triste oscuridad siempre podemos hallar un rayo de luz.

Besos

Darilea dijo...

Encontrar la belleza en la debilidad del dolor y el desespero es la propia vida. Besitos y un fuerte abrazo