miércoles, 8 de octubre de 2014

Tu vuelo


 
 
 
 
 
Caminaste de la mano despacio
mientras te comía la inseguridad.
Te ayudé a empezar,
te senté entre las luces de mis dudas y deseos
respecto a tu futuro porvenir.
Te abracé cuando llorabas y cuando reías
y ahora contemplo satisfecha
como comienzas a despegar. 
.
Observo como caminas, casi sólo
retrocediendo cuando nos necesitas,
pero sin mirar atrás, con energía. 
.
Mirando y callando,
mientras alzas tu vuelo.
.  

2 comentarios:

José Manuel dijo...

Cuando emprenden el vuelo parecen no necesitarnos o eso nos hacen creer, pero no es así.

Besos

Darilea dijo...

Ay ese vuelo que prendemos todos un día. Es duro para las madres, pero así ha de ser.
Besitos :)