domingo, 22 de junio de 2008

Amatxo




A veces me siento dentro de ti,
o soy tú, repetida.
Y te entiendo tanto que me duele.

A veces me desgarra recordarte,
pero no debo olvidar cada instante
en que pasea por mi mente tu yo.

Y lloro, por no haberte comprendido,
y río en cada esquina, por hallarte
entre la vida de blancos recintos y estrechas calles.

Triste y extraña, alocada y risueña,
ama de mi mañana, de mi presente tarde,
tu niña contigo en la noche sueña,
tu enseñanza al día… Amatxo, madre.



6 comentarios:

Ideas dijo...

que sera lo que tienen las madres para ser tan únicas!

gobina dijo...

Lo cierto es que a cualquier edad una se siente una niña delante de su madre,porque nadie dá una ternura y un cariño más profundo sincero y desinteresado que una madre...

Muchos besitos.

Trini dijo...

´Te ha salido que ni bordado.

Me ha gustado mucho, se nota que lo has escrito, además de con la ternura; con el alma desnuda.

Besos

Isabel dijo...

Te entiendo tanto que me duele... es lo que tiene cuando una es madre, que de repente ve a la suya propia repetida y comprende tantas cosas... y se las quiere aún más. Besos.

Estrella Altair dijo...

Muy bonito, lo cierto es que una siempre es consciente en mayor o en menor medida, de cuanto debe a su madre y a su abuela, tantas cosas, que cada día va descubriendo, que es un lujo tenerlas como referentes.

Un besazo

Ojo de fuego dijo...

ideas: Lo que tienen es que nos han parido, ni más ni menos.
Besos
..............
gobina: Sería muy complejo explicar el trasfondo del poema, tiene mucho más de lo que se ve, mucho más.... En el fondo no me refiero a ella como madre sino como persona.
Besos
.............
trini: Me alegro que te haya gustado tanto y te aseguro que está sin tapujos, eso si, sin tapujos.
Besos
...............
isabel: Sería muy complicado explicarlo, pero pienso más en ella como persona no como madre. Por circunstancias de la vida, no pudo ser...
Besos
................
estrella altair: Eso si que es verdad, están como referente, coomo ejemplo de lo que hay o no hay que hacer. Y siempre van a estar ahí, simpre...
Besos