martes, 13 de julio de 2010

Amiga mía



Todos pasamos por momentos difíciles. Momentos en los que parece que la vida te ha puesto una zancadilla y en los que no sabes como solucionar lo que te ronda por la cabeza.

Y no lo sabes, porque no sólo depende de ti.

He sido una persona que he ido de frente con los problemas, diciendo las cosas cuando las tenía que decir, las que tenía que solucionar, entendiendo que no podían estar sin solucionar.

Pero con el tiempo he entendido que mi tiempo no es el tiempo de los demás. Que es mi tiempo. Y que no puedo estar esperando a que sea el tiempo de los demás, sino que tengo que seguir hacia adelante. No lo hago por gusto, sino porque el querer solucionar algo cuando la otra parte no tiene ninguna intención de arreglar nada, o ni siquiera se da cuenta de ello, me ha llevado a recibir desagradables contestaciones. Y hablo de solucionar situaciones difíciles, con las personas que percibo más cercanas, con las que de verdad sé los sentimientos que hay por medio.

Pero aprendí a esperar y a la vez a no esperar. Es como darse cuenta de que en toda relación hay momentos de vida y momentos de muerte. Hay esperanza mientras hay vida. Pero también es posible que nunca la haya.

…………………………………………………………..


Amiga mía:

Sabes que hay relaciones en mi vida que son muy complicadas y sabes también el dolor que me han provocado esas relaciones. Y que no puedo arriesgarme como lo hacía antes. Aquella ingenuidad se quedó atrás. Han venido otras cosas muy buenas al crecer, al vivir, que me hacen sentir que merece la pena seguir hacia adelante.

Me has notado triste de un tiempo a esta parte. Reconozco que he llorado mucho, porque mi relación contigo ha sido tan abierta y tan limpia que me dolía no decirte lo que estaba sintiendo.
Me he acostumbrado a callar, lo llevo haciendo toda la vida, pero en los últimos años soy muy consciente de ello. No me lamento ni me compadezco por ello, así lo he elegido.

Entendía tu enfado. Pero entendía otras muchas cosas, más de las que tú piensas que pudiera entender. Entendía todo lo que te has atrevido a decirme, pero en cierta manera la ausencia de esa relación tan clara que teníamos, me dolía demasiado.

Abrir tu corazón como lo has hecho, mientras se te llenaban los ojos de lágrimas, diciendo las verdades sobre quien eres, por qué te mueves y cómo vives, te hace muy grande a mis ojos. Te hace tan limpia como aquella tarde hace siete años en la que un abrazo nos devolvió toda la alegría y confianza de nuestros años niños.


Aquellos años en los que los peldaños de una escalera eran todo nuestro mundo.



7 comentarios:

Estrella Altair dijo...

Francamente sé que la cosa va de sentimientos y de amor, curioso, que no hablas de ello y yo lo noto..

sea como fuera Ojo de Fuego... has tenido algo grande con ella con tu vida, con tus emociones....

bendita sea la vida que nos permitió sentir belleza y amor cuando fuera..

..que ahora no puede ser..

o que hay que esperar...o que ...

lo que sea...

así es la vida..

siempre que mantengamos dentro de nuestro.... interior... la bondad de ser personas mejores cada día.

Un beso para ti y para tu amiga o lo que sea... que sea ... quien sea... y lo que sea que sientas.

Estrella Altair dijo...

Por cierto me ha recordado a alguien a quien yo amaba hace muuuuuuuuucho tiempo allá en el pleistoceno de mi vida..y jugábamos sobre todo detrás de la cortina roja de mi abuelo materno.. y era tan divertido... que no sé... el mundo era todo detrás de la cortina roja....

quizás tu escalera me lo ha recordado..

Un besazo y animo...la vida nos va llevando... por donde ella quiere...

y no está nada mal..

si se acepta.... yo como tu con el tiempo, me he vuelto buena encajadora....

ja, ja, ja

...incluso de bolillos..

Besos Ojo de Fuego

Lidia M. Domes dijo...

Como dice Altaír:

la vida nos va llevando... por donde ella quiere...

Y si podemos asentir a los cambios, de los otros y los nuestros...

Y si podemos aceptar este fluir, sin querer que sea de otra forma....

Podremos recuperar la alegría...

Y VIVIR...

Un abrazo fresquito....

Lidia

Ojo de fuego dijo...

estrella altair: Pues lo creas o no es una amiga. Desde pequeñas hemos sido confidentes y nos han dolido las ausencias de una y de la otra.

Lo que pasa que cada una tiene su vida, su familia, su trabajo, nuestros hijos y a veces las situaciones no son como quisieramos.

Para mí las relaciones con las personas que considero mis amigos son muy importantes, lo vivo así, lo siento así y después de la charla que hemos tenido hace poco lo siento más.

No es una relación de amor, pero... ¿sabes que la palabra amistad empieza por "am" igual que la palabra amor?

Con mi pareja tengo otro tipo de relación, es distinta pero igual de satisfactoria.

Es bueno entender que todo en la vida tiene idas y venidas y aceptarlo lo es más.

Muchos besos
........................

lidia: Es bueno aceptar el ir y venir de la vida, porque es la única manera de seguir adelante.

Lo de sin querer que sea de otra forma... Respecto a mí, así es, cambiaré si la vida me obliga a cambiar porque es la forma de avanzar... Los demás... Ellos sabrán lo que hacen... Ellos sabrán.

Muchos besos.

Lidia M. Domes dijo...

Ojo de Fuego:
Lo importante es que tú hagas tu parte!

Los otros a veces pueden, otras no...

A veces quieren, otras, no...

Y también ésto es parte de nuestro aprendizaje: dejar a cada uno lo que le corresponde, y seguir siendo cada vez más nosotras mismas, sin querer hacer lo que otros esperen de nosotras, sólo lo que surge del corazón.

Un abrazo!!!

Darilea dijo...

La amistad es amor en otra de sus versiones, pues se quiere al amigo/a y se necesita y se busca cuando corren los malos tiempo tanto para su compañía como para aliviar sus desengaños. Pero la amistad tanto como el amor ha de guardar un equilibrio, y saber en que punto de esa escalera de la que hablas hay que volver a encontrarse. Yo creo, yo confío en amistades para toda una vida, o es que tal vez soy demasiado confiada y de ahí me llueven los palos.
Un besito con mucho cariño :-)

Ojo de fuego dijo...

lidia: Hago lo que puedo o lo que me permiten mis circunstancias. No dudes que tengo mis momentos de ser como me siento por dentro, pero no gustan a todo el mundo. Que se le va a hacer...
Besos
..................
darilea: Creo como tú, que en las relaciones de amistad ha de haber un equilibrio. Pero es complicado entender ciertas cosas. Aun y todo también las entiendo para toda la vida... Aunque haya momentos en los que todo se de la vuelta.
Besos