martes, 6 de julio de 2010

La libertad de las amapolas

De cerca


"nos"




“¿Por eso me pusisteis Ababol? ¿Por qué queríais que fuera tan bonita como las amapolas?

En parte… sí. Pero no sólo por la belleza, sino también por la libertad. Una amapola nace y crece donde quiere y no tiene dueño ni ley. Tampoco se puede hacer con ellas un ramo ni colocarlas en un jarrón, porque al poco de cortarlas se marchitan y mueren. Quien quiera disfrutar de la hermosura de un ababol tiene que venir al campo para contemplarlo tal como es… libre.”

Susana Prieto – Lea Vélez



………………………………………………………………………………



Sólo se puede vivir libre por dentro, como si se estuviera dentro de un campo de amapolas y seguir naciendo con cada amanecer y creciendo con cada hora del día. Cada instante, cada momento de libertad, único e irreemplazable.

Mi libertad está aquí, en mi corazón.

.

5 comentarios:

Isabel dijo...

Cómo lo sabes, amiga... un largo aprendizaje. Besos.

Nome : Giovenale Nino Sassi dijo...

la libertad es un regalo para mantener celosamente.
Ciao...

julio dijo...

Es ahí donde se encuentra la verdadera libertad, en nuestro interior.

¡Cuánto te gustan las amapolas! Será por ese aire de libertad que también describe Susana Prieto :)

Un abrazo

Darilea dijo...

La libertad está en las ganas de sobrevivir.
Un besito

Ojo de fuego dijo...

isabel: Y que lo digas. Es lo mejor que se puede hacer, sentirse así por dentro.
Besos

.....................

nino: Y cuidarla bien. Mucho, muchísimo. Como cada uno sabe que tiene que hacer.
Besos

Julio: Ayyyyy!!! No sabes bien como me gustan. Ni te lo imaginas. Cuando las ve3o y puedo tocarlas, es demasiado, es demasiado.
Besos
...................
darilea: Está en las ganas de vivir muchas cosas, de sentir, de ilusionarse, de seeeeerrrrr.
Besitos, guapa.