sábado, 25 de septiembre de 2010

La palabra












Aquí está todo. La palabra que sale ahora mismo de la punta del bolígrafo.


Escribo y en cada línea, el miedo a no llenar el papel se va disolviendo en la nada. Lo tengo todo, lo necesario para que se vaya formando lo que ya está escrito. En mi brazo deslizando mi mano se hallan la fuerza y las ganas que me lleven a seguir y en mi mente ese espíritu de querer hacerlo.

Está escrito. Lo que se ve y lo que se siente no hace falta buscarlo. Lo que se escucha, lo que se toca, lo que se saborea, lo que se huele. El hilo entre escribir y no hacerlo es finísimo, como el equilibrio que se acaba encontrando con el vivir. Ese filamento sutil y delicado que de tocar demasiado puede llegar a temblar como las gotas de rocío con la brisa de la mañana.

La belleza recorre la tristeza y la esperanza, un amanecer y el meterse a la cama. ¿Es bella la tristeza? ¿De verdad lo es? Tan emocionante que merece ser escrita. Y acostarse por la noche. Introducir el cuerpo entre sábanas, estirarse y sentir como viene el descanso y la relajación.

La palabra, magnífico prodigio que ayuda a explicar los sentimientos y las emociones. Hablada o sobre el papel llevan a un encuentro con uno mismo. La palabra…. Me duelen los ojos, al cerrarlos más todavía. Que no tendrá la palabra que me permite expresar este instante de mis ojos.

Que no amará la palabra, que nos acompaña siempre.




.
.

7 comentarios:

TriniReina dijo...

La palabra que nos salva de muchos, infinitos pozos...
Que nunca nos sea negada.

Besos

Carlos dijo...

Frente al papel en blanco, siempre la primera palabra es un bello milagro.

Un beso.

Isabel dijo...

Es lo bonito de la inspiración... con la primera palabra surgen lentamente las demás, en un bordado literario intrincado y hermoso. Besitos, guapa, me alegra haberte sido útil.

Deseo dijo...

Verbum

anuar bolaños dijo...

SUMISO


Son murciélagos en el estómago.
A qué obedece esta parálisis?

Algo se incuba.
Aquel viejo temor adormecido
afloja sus coyunturas.

Te veo venir con la daga en la mano
y mi corazón alumbra.

Aletean murciélagos en mi estómago
pero mi rostro exhibe una sonrisa.

Al ver tu mirada
-al ver tus ansias de sangre en la mirada-
descubro que esto lo he sabido desde siempre,
el amor es un saqueador de órganos vitales.

Es mi culpa por haberte invocado.




anuar bolaños.

Estrella Altair dijo...

Las palabras divino tesoro que tenemos los humanos, mas como todo hay que saberlo administrar..

mira mi perra no habla verbalmente... pero te aseguro.. que a veces siento que es mejor.

Besos

Ojo de fuego dijo...

Trini: Y que lo digas. Mejor tenerla siempre presente. Que haríamos sin ella. Siempre está presente, con nostros.
Besos
.....................
carlos: Me resulta de lo más gratificante comenzar a rellenar un papel, aunque luego lo termine tirando.

Besos
......................
isabel: Y cuando terminas leyendo y sonando como música para los oídos, es lo mejor...
Me ha convencido mucho lo de la lista de blog... Muchas gracias

Un beso
.....................
deseo: Hace mucho que no se de ti. Espero que estés muy bien. Te buscaré en la red.

Besitos
............................
anuar bolaños:

Un poema fantástico, muy bueno. Con la palabra pueden encontrarse muchas maneras de encontrarse... Ufff, me reitero mcuho.
Besos y gracias por tu visita.
.........................
estrella altair: Tu perra es muy lista, seguro que sí. A veces mejor tendríamos no hablando para según que cosas. Así nos luce a veces.

Besos