martes, 7 de junio de 2011

De las cavernas









Desde el principio existió.
La piedra era marcada en las cavernas
representando la diaria rutina
del animal huyendo del hombre.

Con la religión,
el Dios en animal encarnado,
el santo con los sesos orlados,
el mar a la magna tierra enfrentado
el infinito cielo y el infierno, mano a mano.

Mientras la pintura corría en imágenes,
se encontraron ejércitos en los lienzos.
Surgían estatuas ecuestres
en las plazas de los pueblos
y por los caminos se cabalgaba raudo
buscando indios con que arrodillar suelos.

Las piedras levantaron casas torres,
corazón de inhóspitos castillos,
cuyos muros traían a los vecinos,
escondite seguro y días de sitio.

Con la paz llegó la calma
que atrajo palacios y jardines,
vestidos regios, muros caídos
en conjunto de magia y comida de amigos.

Letras en piedra, letras habladas
en jeroglíficos talladas o en papel encontradas.
Música de tambores, violines con honores
por tiempos tocan notas sonadas.

Romano, románico y romántico,
griego, gótico y global,
reciben imaginación islámica e impresionista,
moderno modernismo, mudéjar y medieval.

Arte de las cavernas, el que labró la piedra,
el arte primero que todavía expresa
el arranque evolutivo plagado de historia
de sueños grabados en arte mural.





2 comentarios:

TriniReina dijo...

Desde el principio de los tiempos existió ese afán por el arte, por dejar impreso el que existieron-existimos y así será hasta el último suspiro del último ser.

Besos y arte

Ojo de fuego dijo...

trini: Y bienvenida sea esa creación que fluye sin cesar por donde quiera que mires, que escuches, que leas, que sientas...

Besos