domingo, 23 de octubre de 2011

Enredadera












Soy una columna. Así me hicieron
y mientras viva seguiré siendo.
Liso o estriado,
mármol marcado por flechas,
saetas que se clavan certeras
acaban en puntas arrancadas.
Clavos malditos.

He plantado en su base una enredadera
de propicias emociones del bosque traídas.
Crecen las hojas y los agujeros se ocultan,
se crían arañas y los cubre su tela.
No olvido regarla cada ocaso en verano
y cada aurora en invierno,
no sea que abandone su crecimiento. 

De vez en cuando, un pajarillo
hace su nido y entre las ramas
nacen y se crían dos o tres polluelos. 
Ese camino que se crea y se acaba,
nos da y nos arrebata,
apoyándonos, traicionándonos.
Trae el día mientras duerme la noche.
Encuentra un camino de retorno,
porque el de ida ha volado
tras el sinfín de la rutina.

Simplemente, la vida.



4 comentarios:

TriniReina dijo...

La vida que nos zarandea o acuna y nosotros dejándonos llevar o defendiéndonos con nuestras blancas armas...


Besossss

Estrella Altair dijo...

Columnas de vida y de bondad.. en tonalidades de otoño.. bellas por naturaleza..

Un beso amiga Ojo de Fuego

Chus dijo...

No olvides regarla, para que las emociones no se sequen jamás y la vida se perpetúe.
Un beso y una sonrisa.
Chus.

Ojo de fuego dijo...

trini: Hay que aprender a manejarla a nuestro antojo, porque sino la dejamos al vaivén de lo que viene nos podemos quedar sin enredadera.

Besitos
......................
estrella: Columnas de vida... Suena muy bonito, certero y mágico. Me gusto la expresión.
Besos
...................
Chus: TE aseguro que no se me va a olvidar regarla mientras viva, por la cuenta que me trae y tú espero que hagas lo mismo.

Besos