viernes, 25 de mayo de 2012

La sabana de tu piel





Te he recorrido de palmo a pie,
como un niño que por nuevo,
el juguete pedido hace tiempo investiga. 
.
Roza tu pecho mi mano extendida
y mis dedos caminan
en la maraña que en tu abdomen crece.
Tu piel calmada sueña seducida
en el manantial de mis cálidas fuentes. 
.
Te riego nutriendo a los árboles de tu sabana
mientras los leones se pasean dueños
entre cojines de viento y de hierba, almohadas. 
.
Duermen tranquilos, tardía la siesta
que divisa futuros encuentros.
Rugieron los cuerpos, reposo entre sábanas.
.
.
.
.






5 comentarios:

TriniReina dijo...

Tras la dulce fiereza, llega sin duda, la merecida serenidad.

Felices siestas:)

Besos

KAMILLE dijo...

Aychhhh ...sin palabras genial , donde anduve que me perdía leerte ... Desde mi luna te sigo saludos :)

José Manuel dijo...

No es tan fiero como lo pintan, tambien tiene su momento de ternura.

Besos

Juan Pardo dijo...

Versos y fotografía en perfecta armonía.Fiereza y ternura , calma y agitación...polaridades en la dialéctica eterna de la naturaleza.Un cálido abrazo.

Ojo de fuego dijo...

trini: Y que bien viene después de rugir un rato, relajarse tranquilamente...

Besos
.........................
kamille: Muchas gracias por tu visita. Me alegro que te guste. Ya lo siento pero dispongo justo del tiempo justo. Te he visitado pero no puedo... Demasiadas obligaciones...

Besos y gracias
............................
José Manuel: Hombre, como todo en la vida. Hay momentos de sentirse rugiendo y oros de simple sosiego.

Besos
.......................
Juan Pardo: A veces encuentras en mi poesía elementos que yo no he contemplado. Como me gustaría disponger de tiempo para hacer cursos de porque no... aprender más y más aprender sobre la escritura y poesía...

Besos