sábado, 4 de mayo de 2013

Como hace treinta años


 
 
 
 
 
 
 
Hace tiempo que decidí que había situaciones pasadas que no debía llorar más. Porque quisiera hacerlo, puede ser, pero sobre todo porque me di cuenta de que mi vida podía ser dirigida de otra manera que también podía valerme.

Que hubo momentos que pasaron por algo, hoy me doy cuenta y que sin ellos, quizá mi existencia sería muy distinta a lo que es hoy.

Por el camino perdemos inocencia, ganamos en autoestima. Perdemos ingenuidad, ganamos en seguridad personal.

Con los años siento las pérdidas de distinta manera. Me rodeo de amapolas porque las necesito, porque son el reflejo que sigue encontrando en sus pétalos esa ingenuidad y esa sensación de plenitud, que a pocas personas puedo enseñar.

Con lágrimas en los ojos, me cuentas donde se halla ese rincón tan tuyo, y yo me alegro de que dispongas de ese sitio tan especial para sentirlo. Pero lo que más me gusta es esa confianza que hay, que puede palparse entre las dos, donde lo tuyo pasa a ser mío y lo mío, tuyo.

Tengo en la mente, a dos niñas sentadas en las escaleras del portal, contándonos nuestras batallas igual que hacemos ahora. Como hace treinta años.
 
 
 
 
 
 
 

5 comentarios:

maria del carmen nazer dijo...

Qué preciosa entrada !! Cuán ciertas son tus palabras. Es verdad, en el camino perdemos muchas cosas y como dices ingenuidad seguramente. pero otras perduran y se irán conmigo.Los que me conocen dicen que que no perdí la ternura, yo también lo creo.
es la vida amor, con sus mañanas y sus noches... ¡Me encantó !
te dejo un puñado de besos untados con todo lo lindo que no perdimos.:)

Juan Pardo dijo...

Hermosa y tierna reflexión.Hay que cuidar al niño que llevamos dentro porque el devenir de los años nos lo va secuestrando.Un cálido abrazo.

TriniReina dijo...

Como hace treinta años...
Eso es lo que sucede cuando se tiene a una amiga de verdad, que aunque no se vean en mucho tiempo, ambas saben de su amistad.

Besos

José Manuel dijo...

Profunda amistad apesar del tiempo y el espacio, qué más se puede pedir.

Besos

Ojo de fuego dijo...

maria del Carmen: Es que es así la vida. Por el camino se nos quedan muchas cosas, muchos momentos... Siento que la naturaleza es muy sabia y el camino dueño de su destino... Pero que hay cosas que no debemos perder nunca, más cierto que todo...

Besos
.............................
Juan Pardo: Y cuidarlo por encima de todo, con cariño y muchísima comprensión, porque sino nos perdemos una parte muy importante de nosotros...

Besos
..............................
Trini: Y eso es así. A veces pasamos un mes entero sin vernos, pero saber que puedes desnudarte por dentro es mucho más de lo que pudiera desear.

Besitos
...........................
José Manuel: No más con ello es más que suficiente. Saber que cuentas con esa profundidad, es mucho, muchísimo...

Besos