martes, 21 de enero de 2014

De madrugada


 
 
 
 
 
Hoy el coche ha dormido en la calle.
 
Mientras camino me sorprende la quietud de la noche que todo lo rodea. El silencio cede paso al taconeo de mis zapatos mientras también se escucha el trinar de los pájaros que comienzan a despertar.

En algunos edificios, se han prendido luces tras las ventanas mas las sombras siguen habitando los rincones.

Cuando llego al coche, observo que la luna me observa. Parece un trozo de sandía cortada, a la que hubieran satinado de blanco. La oscuridad la envuelve.

Escucho el ambiente sereno de la noche que todavía abraza al descanso. Mi mente se deja llevar por la calidez del rocío sobre el parabrisas del coche. Arrastro mi mano rozando el cristal. El agua acaricia mis sentidos. Cierro los ojos…

Se hace tarde. Menos veinticinco. Entro en el coche. Arranco.
 
 
 
 
 
 

5 comentarios:

José Manuel dijo...

Comenzar el nuevo día con la paz y el sosiego de la luna...no es mala forma de hacerlo.

Besos

maria del carmen nazer dijo...

Precioso , corazón !!
Me hubiera gustado estar allí y dejarme acariciar por esa luna.
Besos de luz de luna.
¡¡Buen descanso !! :)

TriniReina dijo...

Comienza el día...
Oye, que mientras leía respiraba paz. La paz que precede a la lucha del día.

Besos

Estrella Altair dijo...

Momentos de intimidad y de inmensa lucidez... donde toda la perspectiva cambia..y el interior de una.. sale mas que nunca fundirse con ese todo.. que es la vida.

inmenso..me ha gustado mucho.
Un beso amiga.. de corazón a corazón

Ojo de fuego dijo...

Hola a todos. Son esos momentos que a veces no nos paramos a sentir y que nos rodean todos los días. Momentos únicos que son parte de nuestra cotidianeidad que ni nos imaginamos que pueden satisfacer tanto...

Besos a todos