domingo, 2 de febrero de 2014

Fortaleza


 
 
 
 
 
 
 
 
María Roosen
 
 
 
A veces siento que no puedo avanzar con las situaciones que se me presentan y me dejo llevar por sentimientos  que me trasladan a dormir poco con el consiguiente despertar en medio de la noche.

La cabeza da giros y vueltas mientras elucubro mil y un caminos para no hacer lo que inevitablemente me llama.

Me detengo y en vez de sentir tomo la decisión de pensar, de estudiar las consecuencias de hacer, de cavilar las secuelas de no hacer y entonces reparo que el resultado de mi inactividad puede acarrear muchos más problemas que el proceder.

Entonces me agarro las enaguas e inicio un trajín que me llevará días, incluso semanas de búsqueda cuyo término inequívocamente acarreará un rosario de decisiones.

Es curioso como dejar el miedo al lado me hace sentir más fuerte, como si tuviera un sólido compromiso con lo que pienso y entonces el sentimiento de incomodidad va desapareciendo, dando paso a un fortalecido ímpetu de serenidad por saberme realizando lo que si he de hacer.
 
 
 
 
 
 

5 comentarios:

TriniReina dijo...

Yo a eso lo llamo : coger el toro por los cuernos. También suele decirse: más vale una vez colorada que cien amarilla y si seguimos así no paramos.
Quiero decir que, a veces, el miedo nos acogota y hemos de huir de el antes de que pase a pavor.
Ejerciendo la fortaleza...

Besos

José Manuel dijo...

La fortaleza destruye al miedo...de eso sabeis mucho las mujeres (con las oportunas excepciones).

Besos

maria del carmen nazer dijo...

A veces ciertas situaciones de la vida nos pone frente a hacernos cargo de ellas. Entonces buscamos a la fortaleza, que de eso sabemos mucho las mujeres ¡y al ruedo ...! olvidamos el miedo y nada nos detiene ... ¡ me gustó mucho !
Besos del alma.
¡FELIZ DIA !! :):)

Amapola Azzul dijo...

Eso es porque el miedo debilita, me alegro por ti.
Un abrazo, me encantó esa valentía en tu alma, enhorabuena.

Ojo de fuego dijo...

Hola a todos: Mi rutina actual me ha llevado a moverme por varios derroteros, aunque hubiera deseado no tener que hacerlo, pero como digo las consecuencias de no hacer son peores a hacer...

Esperemos que la decisión tomada sea la correcta. Eso lo dirá el tiempo.

Besos