martes, 30 de diciembre de 2014

El día de Navidad


 
 
"nos"
 
 
 
Ese cúmulo de circunstancias que forman parte del camino…
La vida, a veces tan dulce, en ocasiones tan arisca. Tan arisca que cuando sucede algo inevitable, te coloca al borde del límite y observas la línea que separa el bienestar de la desazón, clara, tangible, tanto que puede rozarse infinita.
Pero por las experiencias vividas sabes que las fuerzas se renovarán y volverán a encontrarse. Desconociendo de qué manera o cómo, te sujetas al día a día con garras de águila, con ojos de halcón sintiendo cada instante profundo y único.
Este año ha sido complicado porque lo inevitable vino a unirse una vez más a la existencia y sientes que es injusto  o que por qué es así. Ves la vida escapándose del cuerpo de una persona cercana y la rabia se apodera de ti a ratos y luego el llanto y luego…
Y ves a una chiquilla que llora y que se envalentona ante esas emociones. Que aunque madre, ahora es una niña que vive la muerte de una época. Que se agarra a sus hijos, que se desgarra por dentro, pero  continúa adelante y que en un momento de poder desahogarse nos pide con esa dulzura que la caracteriza… ¿Y si hiciéramos algo en Navidad?
De l@s cuatro herman@s, cuatro hijas. Sus manos más las mías detrás de la cámara. Observo sus manos, cálidas y amables.  Cuatro primas  hablando, mirándonos. Hay más prim@s, sobrinos, tíos, abuelos, familia, pero entre las cuatro hay conexión. Se siente, se paladea.
Desde una muerte y una tristeza, el día de Navidad se ha vivido distinto, único, y sabemos que será el principio de otros días y de otras Navidades en familia. De vivir estas fiestas a través de una llamada de teléfono, nos hemos acompañado para sentirlas juntos, unidos sacando del fin de una vida el camino de la esperanza, el sendero de la unión.
 
 
 

3 comentarios:

maria del carmen nazer dijo...

Hola , amor. Estos son tiempos muy difíciles. Todo está payas arriba. Asesinatos , muertes , violencia por donde mires. Valores trastocados.
Yo sólo sé decir RECEMOS porque creo en el poder de la oración.
Dicen que después de la negrura llega la luz. Hagamos votos para que así sea.
Pese a todo ... ¡Feliz Navidad !
Mil besos del alma.

Brisa dijo...

Amiga yo siempre he sentido que los héroes verdaderos suelen ser anónimos. Lo mismo sucede con esos gestos de valentía cotidiana, de unirse ante la adversidad, para que sintiéndonos más fuertes podamos seguir haciendo camino al andar... Ella lo sabe desde el instinto y es capaz de superarse para ayudar a superar...

Un abrazo gigante.

Darilea dijo...

Como llegan a mi tus palabras, el miedo, el dolor y sin embargo el apego y la compaña.
Un beso, como Brisa dice superarse para ayudar a superar.