sábado, 31 de mayo de 2008

De charla


La vida te obliga a cambiar. Según van pasando los años, avanzas o retrocedes, creces o te estancas, nutres tu ser o lo tienes muertito de hambre, preguntándote que le das de comer. Y cambias porque la vida te obliga a cambiar, porque los demás cambian si quieren y no siempre al ritmo que tú quisieras. Por algo mudan los pájaros las plumas o los árboles las hojas… De tan viejas no servirían para volar unas o para abordar la fotosíntesis las otras.

Y cambias porque sino la vida te machaca, te envuelve en las creencias de los demás, te ahoga y entonces tienes que salir a buscar aire fresco, subir al monte y entre verdores y cielo transparente, abrir tu morral y llenarlo de viento, para que cuando vuelvas tengas donde reponer energía.

Pero los demás no ven eso, los demás ven a alguien distinto, a alguien (en una conversación sostenida hace poco) que ha perdido espontaneidad, que no sonríe como antes. Y te lo dicen a la cara, clarito para que te enteres, maja. Es que menudo problema tienes, que problemón, es que no se te ve espontánea.

Y entonces respondo que soy espontánea con quien se lo merece, no con quien a la mínima ocasión que tiene, trata de hacerme daño. Y eso que parece que tanto gusta a los demás de mi forma de ser, sencillamente no sale.

Entonces resulta que la peña se ve reflejada en lo que digo, aunque estoy hablando de manera muy “impersonal y general”… (Mentira cochina).

Y te dicen: “Bueno, es que aunque hayamos tenido roces, ya sabes que te aprecio.”

Y me río con ironía porque la espontaneidad sale porque sale con las personas me cuidan. Sin pensarlo, viene sola, cuando estoy con mi familia, con mis amig@s y cuando estoy sola bailando y cantando.

¡Ay! ¡Qué fácil ponemos pegatinas a todo! Y que conste que yo también lo hago.

9 comentarios:

Ideas dijo...

Somos realmente nosotros cuando los demas nos dejan ser nosotros, cuando respiramos confianza y nos sentimos comodos en nuestro ahora... Todos vamos evolucionando con las circunstancias, con el dia a día...

Isabel dijo...

Te doy toda la razón y me siento muy identificada contigo. Parece que siempre tengas que presentarte con la misma sonrisa, con las mismas ganas, cuando la vida te enseña que no siempre salen las ganas ni con todo el mundo.
Esos cambios...
Besitos.

Mary dijo...

MUY BUENO TU POST ¡

Giovenale Nino Sassi dijo...

http://bp2.blogger.com/_WN7okirMgCY/SEE67kxFxBI/AAAAAAAAA1A/JmtPickFsXQ/s400/Corrida+IMG_0474%5B1%5D.JPG

Un saludo para un domingo feliz

Trini dijo...

No con todos se puede ser una misma aunque el espíritu tire de nosotros y nos haga sentirnos cómodos. Pero creo que la razón nos hace ver claro a quién tenemos que mostrarle la sonrisa en pleno y a quién reirles con media o una cuarta sonrisa.

Besitos

Giovenale Nino Sassi dijo...

La belleza salvará al mundo!
Hermosa chica / o su entrada.
En mi blog he publicado una bella imagen de Albert Anker que representan dos hijos.

Título: Los niños son el futuro del mundo.
Yo escribo ...

En los países pobres a los ricos la mano de obra infantil, de niños, para aumentar su riqueza.

A menudo los productos se venden en los países ricos con altos beneficios.

Hola, Nino
http://giovenaleninosassi.blogspot.com/
PS
ripresio aquí tiene a la lluvia

Ahorro de los niños ...

Darilea dijo...

Hoy precisamente me vi en una situación parecida.
Un besito.

Ojo de fuego dijo...

ideas: Eso es así. Cuando no puedes ser tú, te ahogas. Y si sonríes sin desearlo más todavía. Creo que ha quedado muy claro al persona con la que hablé.
Besos
..............
isabel: Esos cambios, en el fondo, duelen demasiado. A mí, por lo menos. Pero me duele más no hacerlos, mi patata sufre si no lo hago.
Besitos
..............
mary: Bienvenida a mi página.
.............

nino: Llueve mucho por aquí. Y si que tienes razón, los niños en los paises pobres son la mano de obra para los que compramos aqui.
Besos
................
trini: A mí me lo indica mi patata y no veas como. Se revela como una culebra y me sentir lo que hay detrás. Así que se come la espontaneidad, se la come. Ñam, ñam.
Besos, guapa.

Ojo de fuego dijo...

darilea: Es es día a día que nos toca a todos vivir.
Besos