lunes, 2 de febrero de 2009

El bolígrafo


"nos"


Hace unos meses me regalaron un bolígrafo. La persona que lo hizo, buscaba con ello darme un empujón porque yo le había comentado que cada vez tenía menos ganas de escribir. El bolígrafo es precioso blanco y plata con una parte central adornada con dorados de dos tonos haciendo dibujos de filigranas.

Cada vez que lo cojo, le doy vueltas sobre su eje, acariciándolo con los dedos y sopeso esa posibilidad, la de no empuñarlo más. En el fondo, se que no sucederá, que seguiré manchando montones de hojas blancas con innumerables frases. Sólo porque se que me gusta, porque disfruto de la sensación de estar creando algo. Entonces me viene a la cabeza la pregunta de que puede ser lo que me está obligando a repetirme esa idea una y otras vez, tantas como para estar semanas enteras sin escribir nada.

Según estoy escribiendo estas palabras, las releo y me agrada como están escritas, como se muestran garabateadas sobre el papel, juntas pero no revueltas.

Digo, hablo de una pregunta, pero no debiera ser formulada, porque conozco la respuesta, aunque no quisiera que fuera así, la conozco…

5 comentarios:

Tony dijo...

al final acabaras dejado la hoja en blanco.

yo hago eso con los lienzos...

Julio dijo...

Pues yo no veo la inspiración muy lejos de tí como para que pienses en dejar de escribir.
Este post te ha salido inspirado. :)

Un beso

Trini dijo...

Creo que una vez comenzamos a escribir, medianamente en serio, jamás dejaremos de hacerlo, porque es un venenos que se nos mete dentro; pero sí reconozco que hay tiempos en los que las ideas se nos escapan y eso nos angustia hasta el punto de plantearnos soltar el boligrafo para siempre. Pero luego vuelven las palabras a a abrazarnos y nosotros que nos dejamos querer...

No te preguntes nada: escribe.

Besos

Isabel dijo...

Uno escribe cuando tiene algo que expresar. Entonces las palabra fluyen como agua, y alguien que tiene la inspiración a flor de piel sabe que siempre encontrará las más maravillosas. Besos.

Ojo de fuego dijo...

Tony, Tony, Tony... No dejaré de escribir, es otra cosa, otra sensación que sería complicado de explicar.
Sería fantástico que volvieras a retomar la pintura.
Besitos
...................
julio: No dejaré de escribir, pero es como decías en tu post, que hay cosas tan evidentes, que dejan de serlo, es como no querer escribir lo que quiero escribir. Ufff... Es un poco lío. Jajaja, no me entiendo ni yo.
Besos
...................
trini: Pues di que si, reina. Tengo que permitirme escribir ciertas cosas y publicarlas aquí, sobre todo publicarlas aquí. Ideas, cientos, a mares pero es como que hay algo que me frena continuamente a escribirlas... Ufff.
Besos
....................
isabel: Ganas de expresar cosas, las tengo a montones, a cientos, pero me reprimo muchísimo, aunque a veces pienso ... ¿para qué?
Besos