domingo, 14 de febrero de 2010

Ternura




Recuerdo un poema de Manuel Rivas que suena:

Ver al hombre sólo,

débil,

con las pezuñas en la nieve,

armiñado de estrellas,

aullando al infinito.



....................................


De frente, habla un hombre
diciendo que no le importa lo que yo piense,
mientras expresa lo que siente.
No para de hablar, no para.
Aunque diga que no le importa, de hablar no para.

Su barbilla tiembla,
como los pétalos de una flor ante el rocío de la noche.

Y a mí, al sentirle así…. Se me llena de ternura el alma.



2 comentarios:

TriniReina dijo...

Una ternura que sientes y que, al leerte, contagias.
Precioso

Besos y ternuras

Ojo de fuego dijo...

trini: Pues muchísimas ternuras para tí, guapa.
Muchos besos