jueves, 25 de febrero de 2010

De la tarta de la vida




A veces me pregunto cómo no me he dado cuenta antes de algunas cosas. Igual es que no quería. Era como una pescadilla que se muerde la cola o como eso perros que dan vueltas sobre si mismos, tratando de morderse el lomo buscando pulgas.

En la mente entran conceptos e ideas sobre los que no dejas de trabajar, porque hay que solucionarlos, porque no se pueden quedar así. Hasta que un buen día te percatas de que esos problemas, problemas porque los conviertes en ello, no tienen solución. Sencilla y llanamente, no la tienen. Y se te pasa por la cabeza… A ver, si yo retiro este tema y este otro y ese de más allá…

Y de repente parece que no tengo problemas, sólo los que pueden venir del día a día, de unos horarios y de la vida que venga con el camino. Creo que me he llegado a sentir tan mal por motivos que no vienen a cuento, que lo que para otras personas es terrible, para mí ya no lo es tanto.

Pero no dejan de ser terribles porque no me importen, sino porque no tengo por donde agarrarlos. Es como si hubiese una tarta a comer entre varios pero por ganas, antes de que vengan los demás, alguien ha cogido un trozo y se lo ha comido. Entonces trata de situar los trozos que quedan para que no parezca que ha comido algo, pero se nota, no deja de notarse. Entre trozo y trozo queda un hueco apenas imperceptible pero está ahí. Y no puede arreglarse a no ser que vuelva a reunir todos los ingredientes y haga una nueva tarta. Pero es posible que no haya harina suficiente o que falte algún huevo o que el azúcar no sea de la calidad adecuada.
Entonces sólo queda comerse un trozo de la tarta, que a veces será dulce y otras, vendrá acompañada de agria nata.

De esa tarta, de la tarta de la vida.



6 comentarios:

Isabel dijo...

Me encanta el hecho de haber vivido contigo esa transformación, de haber comprobado cómo madurabas en esa tarta de la vida y sentirte ahora tan hecha, tan adaptada a tu propia delicia de vida. Pa que veas ;) Besitos.

TriniReina dijo...

Siempre trato de hallar, dentro de lo malo, el lado positivo de la cuestión. Y es que, muchas veces, en la vida, no queda otra que tirar pa´lante. Es un sí o sí sin no que valga, porque en ese aceptar o lidiar, nos va la vida.

Besos muchos a repartir

julio dijo...

Seguro que a todos nos ha ocurrido alguna vez que tenemos ahí los "problemas" merodeando nuestras cabezas sin saber cómo afrontarlos y de repente surge un hecho inesperado, ingreso en el hospital, por ejemplo, que nos obliga a permanecer en él por unos días.

Bueno, pues al salir, seguro que algunas de aquellas situaciones porblemáticas que no sabíamos cómo afrontar, se han resuelto solas.

De ahí que muchos de esos problemas no tengan fundamento alguno

Un abrazo

Estrella Altair dijo...

Bueno... me ha gustado tu sinceridad, Ojo de fuego... es un post que llega..

Todos tenemos ese problema, muchas veces y comemos tarta mas o menos amarga... con la esperanza, siempre con la esperanza de que la siguiente será la mas dulce.. es esa la ilusión del ser humano buscar la felicidad, al menos en un futurible.

Un abrazo querida amiga

Estrella Altair dijo...

P.D. Se me olvidaba decirte que si la tarta es hoy muy amarga.. pues aunque esté lejos y hablemos poco, cuanta conmigo, estoy a tu lado.

Un achuchón muy fuerte

Ojo de fuego dijo...

isabel: En cierta manera se que hay una parte de ti que tam´bién ha cambiado, por la cuenta que nos trae. Es más, creo que es mejor saber cuando comer de la tarta o no, o mejor dicho cuando no te corresponde comer...
Besitos
...................
trini: Y es lo mejor que podemos hacer. De nada vale estar lamentándose de muchas cosas. Mira hoy no tengo muy buen día, pero estoy aquí sentada pensándolo y se que mañana se pasará y que le habré sacado ese lado positivo. Eso lo se.
Besos
....................
julio: No me refiero a esos problemas que surgen sin más, sin que haya verdaderamente un motivo. Me refiero a cosas que si considero problemas pero ante las que no puedo hacer nada. Que no tengo por donde solucionarlas, que no tienen solución y entonces al no tenerla, se quedan arrinconadas...
Creo que eso lo hace la experiencia, los años, y el día a día...
Besos
.......................
estrella altair: Dicen que la esperanza es algo que no se pierde. Se donde encontrarla y donde no. Quizá sería muy extenso de explicar. Creo que la vida te enseña a lo que te puedes exponer y a lo que no.
Respecto a la felicidad te lo creas o no, me siento bien. Porque se lo que puedo y no puedo esperar y lo tengo aceptado; y consiguiendo eso, te aseguro que sabes hacia donde tienes que dirigirte para sentirte bien... Sin esperar.

Y gracias por tu apoyo. Se que aunque estemos lejos hay una línea que nos une.
Muchos besos