domingo, 7 de marzo de 2010

Acurrucos




Te siento agobiado.

La espalda vuelve a las andadas
con nuevos arranques de rabia,
y el trabajo parece que no se acabara.
Cuanto más haces, más te exigen,
y la reunión con el ordenador
se convierte en prolongado instante de ardor.

Pero cuando terminas y te relajas,
haces lo que no pensé que harías.
Me buscas y te acurrucas
apoyando la cabeza contra el pecho,
sólo queriendo que te acaricie el pelo.

Acurrucos deliciosos para mis adentros,
tan profundos que me podría quemar.
¿No sabes por qué me gustan tanto?
Es que quieres lo que más me gusta dar.




5 comentarios:

Deseo dijo...

Joer....!

Y quiero.

TriniReina dijo...

:):):)

Feliz noche...

Besos

Isabel dijo...

Pues sí, eso queremos, unos arrumacos bien ricos... aprovecha tú, que puedes darlos. Besos.

Darilea dijo...

A esos arrumacos le hice una poesía que titulé "Tus cinco minutitos".
:-) Me ha gustado leerte
Un besito.

Ojo de fuego dijo...

deseo: Yo también. Besos
...............
trini: Gracias, guapa. Muchos besos
.................
isabel: Pues si que gustan. Y a I. le gustan más. Todavía los pide. Y yo que se los doy.Öjala tuviera más tiempo para dárselos.
Besitos
................
darilea: Me alegro que te gustase el poema. Si que son una maravilla.
Besitos