domingo, 7 de noviembre de 2010

Hojas








Las hojas se mueven. Bailan. Giran sobre si mismas mientras descienden de las ramas de los árboles. Parece que en un alardeo de orgullo pretendieran demostrar que aún les queda mucho por dar. Y dan, vaya que si dan. Durante ese otoño que todos los años viene rodeado de viento y lluvia, ellas ofrecen delirios de colores desde lo alto al suelo. Con el frío se duermen los árboles y tiran lo que les sobra en afán de descanso. Las hojas caen bailando una danza parecida a la del año pasado y sobre la hierba depositan su delgada carga en alfombra multicolor que se secará a medida que pasen los días.


El color del verano se marcha, abandona dejando paso a los rojos, naranjas, amarillos y marrones. Como en un lienzo, el otoño nos pinta de nuevo su existencia al ritmo del tiempo, al compás de la vida que ahora necesita sosegado reposo. Suena a chisporroteo de aceite en la sartén y, como música que rompe el silencio, crujen las hojas bajo los pies.

Huele a musgo, a tierra mojada cargada de sentido. La tierra que nos sustenta, esa tierra a la que caen las hojas.
.
.
.

3 comentarios:

TriniReina dijo...

He estado pasando en día en la sierra norte de Sevilla, en la ribera del Huéznar y me han llovido hojas, y me han enamorado sus colores, y he gozado del otoño en mitad de un paisaje idilico de otoño. Qué gloria de hojas, niña:)
Las de tu texto, las de mi paisaje, todas, todas.

Besos

Estrella Altair dijo...

Hola niña!!

No hay nada que decir..

solo percibir los colores que el otoño nos trae.. es lenguaje suficiente para ser feliz.

Un beso muy fuerte

Ojo de fuego dijo...

Pue a mí no me ha hecho falta pasear demasiado. Sólo viendo los pequeños liquidambar que plantaron hace pocos años donde vivo se me hace la boca agua. El otoño es demasiado, me encanta. Es como sentir que se llena de colores la vida.

Besos
.......................
estrella altair: Sólo sintiendo esa naturaleza que nos rodea es motivo suficiente para sentirse maravillosamente bien. Y por muchos años continuar viendo al marvilloso otoño creciendo.

Besitos