domingo, 14 de noviembre de 2010

Me visto y me desvisto






El pijama de color azul turquesa con búhos de grandes ojos me acompaña al levantarme de la cama. Después de un desayuno caliente, me desvisto y me visto.

Voy con mi hijo a la parada del autobús y acto seguido a la masajista. Me desvisto y me visto cuando termina conmigo.

Regreso al barrio. Compro el pan. El supermercado no me espera pero las tareas de la casa, sí. Me desvisto y me visto.

Lavadora, algo de plancha, la comida. Como y me desvisto y me visto.

A trabajar. En el vestuario, me desvisto y me visto.

Al finalizar la jornada laboral, me desvisto y me vuelvo a vestir. En medio una ducha rápida.

Retorno a casa y allí me desvisto y me visto.

Después de cenar, un ratito de charla o lo que se tercie. Me desvisto y me visto.

La misma tarea casi todos los días. He visto que me visto y desvisto ocho veces al día, como en un tebeo. Podía haber ido a correr y sería otra más, o al médico a algún asunto.

Y al final termino con el pijama de color azul turquesa con búhos de grandes ojos.
.
.
.

3 comentarios:

ideas dijo...

Y eso sin contar las veces que uno desnuda el alma,...

TriniReina dijo...

Nunca se me había ocurrido contarlas, pero sí, sobre todo en verano, el vestirse y desvestirse es una pasada. Menudo trajin de ropa:)

Oye, con respecto a tu comentario en mi blog, que tú que te crees, que yo soy Juan Ramón Jiménez:):)

No, no creo que sea capaz de escribir sn sinónimos, hablando de deseo:(

Besossssss

Ojo de fuego dijo...

ideas: Bueno, eso creo que a lo largo del día lo hacemos más veces todavía. Pero con muy poca gente del afuera. Con uno mismo, las que haga falta... Que para conocernos sólo hace falta eso....

Besos
.........................
trini: Pues a mí se me ocurrió por el comentario de una compañera de trabajo. El tiempo que utilizamos a lo largo del día para estos menesteres...

Y lo del comentario en tu blog... Es que, ya que no tengo tiempo para asistir a clases como tienes tú, estoy leyendo una colección de libros de ayuda al escritor, bin sea en poesía bien en narración. Bueno, pues ese es uno de los ejercicios prácticos que proponen. Te pasaba el testigo por si a ti se te ocurría algo, que yo ni por más que me he escudriñado la chaveta lo consigo....

Jajaja. Tú no eres Juan Ramón Jimenez, eso seguro. Pero si que que eres Trini Reina y que tus poemas me gustan mucho.

Besos, guapa.