lunes, 31 de enero de 2011

Derretida








Me gusta fundirme, pero no como el queso.
Me gusta fundirme, pero no como el hierro en la fundición.
Me gusta fundirme en un abrazo
con el viento que me acaricia la cara,
con el aroma de una flor,
con el llanto de un ser querido
y con la sonrisa de un niño.

Me gusta fundirme con las sábanas de la cama
cuando acude a mí la noche alada
y acoplarme a tu caliente piel
como el bicho de la película de Alien
para así libar toda tu esencia
que a mis adentros sabe a rica miel.

Me gusta fundirme en una agradable charla
y en una aventura de baile y fuego.
Me gustan tantos momentos
que la lista sería como la vida que no se acaba
hasta que se decida terminar con tantos gustos
por demasiado empalago.
Le daré finiquito
cuando ya no pueda por demasiado empacho
dándome pena de que se me escapen
las ganas de seguir viviendo la vida
y de paladear otros sabores.

Entonces me fundiré con la laguna negra
y con el barquero que engalanado me lleva.

 
 
 

3 comentarios:

Oréadas dijo...

Me gusta derretirme, fundirme, licuarme, renovarme y sentirme parte de la vida.
Un saludo.
Pd: Te envié un correo.

Lidia M. Domes dijo...

Me gusta celebrar la Vida...

en cada instante...

estando presente,

sintiendo...

Un abrazo apretado.

Ojo de fuego dijo...

oreadas: Pues derrítete agusto, para sentirte una con la vida, que mira que son dos días.

Besos y gracias de antemano
..................
lidia: Y a mí también. Y creo que es lo mejor que podemos hacer, vivirla a tope...

Besos