domingo, 6 de marzo de 2011

A la cama










¡Menuda necesidad
cada vez que se sentaba
a dibujar palabras sobre el papel!

¡Menuda necesidad
la de expresar sentimientos
envueltos en escrupulosa tinta!

Aquella noche ante el ordenador
cansados, dolieron los ojos.
Los cerró mientras descansaban,
mas escondido y dispuesto al acecho,
hambriento de protagonismo,
apareció dueño del momento, el sueño.

Cuando los abrió, la media noche
había escrito su presencia.
Apenas le siguieron estas líneas.
La almohada reunió a la mente y al cuerpo.

¡Es que hace sueño!

 
 
 

2 comentarios:

TriniReina dijo...

Nunca he podido escribir de noche. siempre ha sido más fuerte el sueño que la musa:)

Duermete niñaaa, duermete yaaaa

Besos

Ojo de fuego dijo...

trini: Ea, ea, ea.... Jajaja. Fue buenísimo. En la silla frente al ordenador. Pero como un tronco...

Besos