lunes, 21 de abril de 2008

Acorralado



Abrumado por tanta responsabilidad, el animal había huido. No aceptaba la situación. Después del paseo, su dueño le había situado tras el trasero de una vaca atada a un árbol y azuzándole con un palo, trataba de que la montara.

- Si no me gusta, no la monto y punto. Y además todo el personal está aquí mirando.

Así que se revolvió como pudo y salió corriendo. Atravesado el prado, llegó al cercano bosque y escondido entre árboles, esperó a que se dieran la vuelta, cansados de buscarle.

Cuando salió encontró a su Julieta comiendo hierba tranquilamente.

- A ti y ahora, si que te follo.

6 comentarios:

Trini dijo...

Es que hay cosas que no se pueden (ni deben) imponer; que el semental también tiene corazoncito:):) Y las Julietas son las Julietas...

Besos

Isabel dijo...

Hay cierto paralelismo con la vida real... a veces las circunstancias nos fuerzan a hacer cosas que no queremos cuando sólo debiéramos hacer lo que nos dicta el corazón. Besos.

Estrella Altair dijo...

Está divertido el cuento.

Los animales a veces tienen mas cabeza y sentimiento que nosotros, yo lo tengo comprobado.

Un abrazo

gobina dijo...

jajajaja...lo cierto es que ,el toro ,era cabezota."Si tú me lo impones no lo hago"...Porqueel toro,no quería "follar" quería hacer el amor...Mucho más bonito...

Besos

julio-entuinterior dijo...

¡Pobre animal!, obligarle a hacerlo allí, delante de todos.
Y que no respondiera la cosa... jajaja
Que no falte el buen humor

Un beso

Ojo de fuego dijo...

trini: Pobrecito él. Es que no quería hacer lo que le obligaban a hacer. Con lo que les gustaría a muchos, jajaja.
Besos
..................
isabel: Pues mira que no se me había ocurrido. Es un recuerdo que tengo de cuando era niña, pero era al revés. Traían las vacas al toro. Era el semental
Besos
................
estrella altair: Pues mira que si tenái sentimientos él. Qeu hay que saber elegir. ¿ O no?
Besos
..................
gobina: Pues míralo a él. Con lo necesitado que estaba. Pero ante todo su dignidad, bravo pero maduro.
Jajaja. Muchos besos
..............
julio: Y no me faltará nunca, más me vale. Es bueno reirse de uno mismo. Lo tengo comprobado y funciona mucho.
Besos