miércoles, 23 de abril de 2008

Pocitas

"nos"

Se sacian, desbordan algunas,
Hoy de alegría, mañana de pena,
Suenan mientras entre ellas caen
Y comparten líquido, emociones plenas.
Encontradas paredes que separan,
Aúnan celdas de húmedas colmenas.

De ternura fecunda e irascible ira duermen
Junto a angustia descarnada y suave esperanza.
Pocitas replegadas borboteando uniones
De un ser que aprobado equilibrio propone.

Una vivencia que desazón al corazón atrae,
Trae a la compuerta de cada una trabajo breve,
Mas no pequeño en intensidad y esfuerzo
Ya que pensamiento y voluntad de cambio quiere.

Se ayudan unas a otras las pocitas,
variando la calidad de sus rellenos.
Superada la buena hechura de la tristeza,
Se compensa retirando un poquito de ésta
Y a la pocita de tranquilidad tratarla llena.
Y si la de la amargura se halla de rabia saciada,
se contrasta con compasión y sentir del alba.

Así residen las pocitas en el interior de la mente,
Dueña ahora será una, a otra luego su sitio cede.

4 comentarios:

Isabel dijo...

Bonita metáfora... tú sí que sabes escribirlas. Besos.

Darthz dijo...

Me gustó el uso de las rimas... y el ritmo interno del poema, aunque el tema no me terminó de hacer luces, y no me agradó tanto, realmente. Pero es un gusto pasar por aquí,

y no te enfades por lo del artículo anterior, anda, que parece que te ofendiste (lo cual es incomprensible, pues se notaba el tono irónico y ácido de principio a fin, y ese era el propósito). Ahora hace poco colgué una reseña de una obra clásica de la ciencia ficción. ;P

Trini dijo...

Mientras que sean pocitas y no pozos...

Entre alegrías y penas. Silencios y sonidos, vamos atravesando días...

Un abrazo

Ojo de fuego dijo...

Isabel: Me alegra que te guste. Muchos besos.
............
Darthz: Nunca llueve a gusto de todos. El poema, al escribirlo yo, es normal que no guste a todo el mundo, lo escribo porque me agrada a mi.
Respecto a lo de tu artículo, no estoy enfadada. Pero lo que si te aseguro, que en mi día a día también pego cortes de ese tipo a personas de mi entorno. Independientemente del comentario, independientemente del tono irónico, (puedo reirme con muchas bromas) no soporto los descalificativos, me resultan muy desagradables, por motivos que desconoces. En tu artículo, no sólo hablas de ti, sino también de muchas personas que como yo vamos al cine, entre las que yo me incluyo. Nada más y nada menos.
Besos
..................
triini: Y que remedio nos queda que seguir atravesándolos. Ni no seríamos la nada.
Besos, poeta.