sábado, 19 de abril de 2008

Fregoteo


Fregoteo. Vasos bailando en el agua. Después de echar jabón en la esponja, aprieto el bote y salen pompas transparentes que en brevedad revientan. Suena el teléfono. Estoy muy molesta. Ahora la que no quiere charlar contigo soy yo. Me cuentas:

“He pensado en lo que me dijiste. Tienes razón. Al final, pagas mis ganas de no querer hablar con nadie y somos amigas. Tú respetas que no me apetezca hablar, pero yo tengo que darme cuenta de que tú puedes tener esa necesidad que yo no tengo en determinados momentos.”
.......................................................................
Aunque a veces no coincidamos, aunque no compartamos las mismas ideas, me has demostrado que seguimos siendo amigas.

8 comentarios:

gobina dijo...

La amistad,es algo especial...
Me acabo de acabar un libro "cometas en el cielo",es una historía preciosa sobre la amistad ,y lo importante es que auque se cometan errores horrorosos,siempre hay tiempo para volver a ser bueno...

Siempre hay tiempo ,para poder demostrar que a pesar de todo ,sigue habiendo amistad.

Besotes

Estrella Altair dijo...

Hola Ojo de fuego, me encanta la imagen del lavoteo.

Por otro lado considero que la verdadera amistad tiene que ser flexible, y que el "otro" no tiene por que saber lo que se piensa o lo que se siente, quiero decir, que no tiene por que adivinarnos, por mucho que nos guste o por mucho que lo necesitemos.

Nuestra humanidad y la de los otros es limitada y en definitiva tenemos fallos y fallamos en algún momento.

Un abrazo amigo.

Trini dijo...

Pues yo que me alegro. La amistad es muy cara como para andar perdiéndola por ahí...

Besos

Darilea dijo...

Eso es lo importante no olvidar el valor de la amistad.
Hace unas semnas tuve que aplicarme el mismo cuento. No todos deciden hablar cuando a nosotros nos apetece.
Muack

Isabel dijo...

Cada quién es cada cual... no podemos medir a los demás por lo que nosotros sentimos, porque entonces nos perdemos en nuestras expectativas. Lo bueno es que te haya llamado.Besitos.

Ojo de fuego dijo...

Os respondo a todas porque terminaría diciendo lo mismo respecto a este tema.
Para mi la amistad es algo que necesito cuidar, de siempre. Personas conocidas, muchas, con las que compartir cosas, muchas...
Pero personas a las que llamariais cuando van las cosas mal... ¿cuántas?

Nadie puede saber lo que yo siento si no lo hago ver. Sólo yo, eso lo tengo muy claro. Lo que me dolía es que ni siquiera me diera la opción de hacérselo saber. El resto, ya he aprendido cosas como para saber quien me va a ayudar siempre.

Y fallos, todos, yo la primera, lo bueno es saber reconocerlos. Eso es lo bueno.
Besitos para todas

Ideas dijo...

Encontrar ese punto de equilibrio, ese toma y daca de las relaciones... ¡qué complicado! Tal vez sólo necesitemos disponer de ese elemento elastico que es la generosidad para que todo sea más fácil

Ojo de fuego dijo...

ideas: Y tener muy presente lo que te pueden y/o quieren dar. Quizá si te basas en lo que te dan podrás tener ese equilibrio. Pero en este caso concreto el equilibrio si ella no llega a llamarme era nulo y difícil de llevar...
Muchos besos