martes, 6 de enero de 2009

Regalo de Reyes


"nos"

Tendría unos dieciséis años cuando mi padre me hizo un regalo que no esperaba un día tal como hoy. Bajo el árbol adornado con decenas de brillantes bolas, había un paquete, no muy grande destinado para mí. Al abrirlo me sentí muy especial, no por el hecho de que me hiciera un regalo, sino por el objeto, por lo que me ofrecía.

Mi padre me había comprado un pequeño estuche de sombras de ojos. Es como si lo estuviera viendo. Doce colores en una cajita de color azul se mostraban dichosos a mi mirada.

Aquel momento fue y sigue siendo inolvidable, porque me di cuenta de que mi padre entendía que yo estaba creciendo y yo comprendí que me estaba comenzando a dar las alas necesarias para dirigir mi vida.

Este año, el día de Año Nuevo vino a comer a casa. Lleva una temporada haciendo una maqueta con trenes, llenándola de casitas, coches, personas y yo le había contado que en el barrio donde vivo hay un hombre que todos los años monta un Belén en su garaje.

Así que fuimos a verlo. Estuvieron hablando un rato largo sobre como se organizaba colocando fuentes, bueyes arrastrando un arado sobre tierra húmeda, el fuego entre pastores y en la casa del herrero, el molino girando...

Le comentó también que el resto del año, se entretiene tallando muebles, y haciendo preciosas cajas (kutxas) de madera de roble que allí tenía y que nos enseñó.

Mi padre me preguntó si me gustaban a lo que respondo afirmativamente y entonces me dice que si quería, me regalaba una. He preguntado más de una vez los precios y se que los trabajos que se hacen con las tallas son excelentes, pero me parece un capricho muy caro, así que me hice un poco la loca, diciendo que era muy grande y ahí se quedó la historia o eso creía.

Hoy, una de esas preciosas cajas de madera descansa sobre un mueble en mi dormitorio y no sólo tengo la misma sensación que tuve hace veintitrés años, cuando mi padre me regaló aquellas sombras de ojos, sino que ahora siento que me he convertido en la persona que él quería que fuera sin siquiera buscarlo.



7 comentarios:

Darilea dijo...

Me encantan las cajas de madera tallada, yo tengo dos en mi habitación donde guardo bisuteria.
Besitos.

ideas dijo...

Felicidades por ese regalo tan especial..

Estrella del mar dijo...

hOY GUARDE EN UNA CAJA ESTOS VERSOS





Cumplí


Amarré el tiempo

hasta esclavizarlo,

arrastrándolo como a un carretón

para secarle el agrio sudor.


Travesías misericordiosas

borrachas de maderas olorosas

y hastiadas de sonrisas clandestinas

se perderán en la sombra de una piedra.



Las llamas se extinguirán en su morada

hasta bajar a los abismos

donde cada flor que nacerá de mis huesos

enmarcadas por un vuelo libre de palomas

recordará

que escribí más que un libro

planté más que un árbol

tuve más que un hijo;

y amé sin esperar nada a cambio.





BESOS DESDE MI ARGENTINA

Estrella Altair dijo...

Ummm. Ojo de Fuego.... se me saltan las lágrimas.... te envidio.....

Mi padre se fue hace muchos años y le echo mucho de menos, entiendo lo que sentiste con aquella cajita de pinturas.... me ha encantado...

Disfrutalé al máximo, cada día, cada instante.....

No hay un sólo día que no me acuerde de mi padre......

Un besazo

Ojo de fuego dijo...

Darilea: Yo es la primera que tengo y la verdad es que es una preciosidad.
Muchos besos
................
ideas: Muchas gracias, guapa.
Seguro que a tí también te han hecho preciosos regalos.
Besos
....................
estrella del mar: ¿Sabes que me encantó tu poema? Me parece muy acertado, es como muy certero, en el clavo.
Besos
...............
estrella altair: Le disfruto, aunque también te digo que no como quisiera. Al final, cada uno es como es y eso es inamovible. Desde hace una temporada, procuro estar más tiempo con él, aunque signifique no disponerlo para otros menesteres. Con él puedo hablar y eso es bueno, muy bueno...
Besos

Anónimo dijo...

Yo colecciono cajas, son uno de mis vicios, me gustan todas, pero esa es espectacular, y el amor que conlleva más. Has sido buena, por eso los Reyes se han portado contigo. Beso y sonrisa. Chus.

Ojo de fuego dijo...

chus: No se si he sido buena o no. Pero quizá si soy lo que él quiere que sea.
Y si que es bonita, preciosa.
Besos