viernes, 25 de septiembre de 2009

Un regalo de calor


A veces, cuando regalo, tengo miedo de no acertar, de no haber sido capaz de concretar, de buscar lo que más pueda gustar a quien regalo. He llegado a regalar cosas que me parecían horrorosas, sólo por saber que acertaba. Me fijo mucho en las cosas que se dicen, en los comentarios sobre los gustos de cada uno, en lo que veo… Me han llegado a regalar trapos de cocina para mi cumpleaños y la verdad, me parece retorcido.

Esta vez el regalo que quería hacer me daba la oportunidad de ir más allá, de participar mientras se abría, de poder desmadrarme, de poder ser íntegra con quien me cohíbo demasiado por diversos motivos que no vienen al caso.
Pero tenía miedo. De acertar no, porque sabía que iba a hacerlo. Tenía miedo de no poder hacer lo que quería hacer, de no leer lo que quería leer, de que no hicieras lo que quería que hicieras… Tanto, que llevaba varios días pensando si era mejor entregar los paquetes sin más y dejarme de tantas vueltas… Que no se pudiera por no disponer de lugar apropiado, que no hubiera tiempo y sobre todo de no disponer de tu complicidad ante lo que quería darte. Eso era a lo que más miedo tenía.

Sólo me queda darte las gracias. Por ese rato, por la complicidad que mostraste, por la sensación de alegría que sentí por dentro al comprobar que te gustó más de lo que creía, porque al fin y al cabo, era una idea mía, como dijiste, “interactiva”, basada en algo que sabía que te iba a gustar.
Que lo disfrutes, cada vez que te acerques la taza a los labios.

Y gracias otra vez. Muchas gracias.



4 comentarios:

Deseo dijo...

Jamas me regalan lo que me gusta

ya he perdido la esperanza.


jajaja


Un beso

TriniReina dijo...

Soy de las que doza más regakando que con ser regalada. Y es cierto lo que dices, el mejor regalo quepuede hacerte es@ al que regalas, es una sonrisa donde divisimos el placer que le causa nuestro acierto.

Besos

Isabel dijo...

Pues conmigo acertaste, la idea fue fabulosa y lo disfruto todo lo que puedo. Besitos!!

Ojo de fuego dijo...

deseo: Pues conmigo casi siempre aciertan. ¿Por qué será? Prueba a acertar tú... Igual también terminan acertando.
Besos
..................
trini: A mí me encanta regalar. No lo puedo evitar. Me paso mucho tiempo eligiendo algo pero si después se que he acertado, me encanta. Disfruto muchísimo.
Besos
......................
isabel: Pues me encantó acertar. Seguro que la estarás disfrutando... Me alegro...
Besitos, guapa.