martes, 29 de septiembre de 2009

Y me duermo



Cuando te miro te siento mío en la mirada.
Como cuando siento el calor sobre la piel
o la tibieza aterciopelada de las sábanas.
Cuando te miro escudriño tus arrugas,
a las que también siento mías,
como las que empieza a tener una.
Cuando te miro, en delirio de ternura
me escondo en mis adentros
evitando que adivines lo que siento.

Aunque lo sabes.
En cada tacto y cada mirada,
se que no puedo esconderlo.
Sobre todo cuando me das esos abrazos
que se dan los cubiertos encerrados en el cajón.
Esos días en los que llego y te digo que estoy cansada,
me das la cena y me mandas a la cama.
Casi dormida, vienes y quitándome el libro de las manos,
me das las buenas noches y apagas la luz.
Y yo me duermo.



3 comentarios:

Isabel dijo...

No necesito comentarte por escrito lo que siempre he admirado en vosotros. Y lo hemos hablado. Esos detalles no tienen precio. Ya puedes dormir tranquila. Muchos besos.

Darilea dijo...

Leí ternura en tus palabras, y amor mucho amor.
Besitos.

Ojo de fuego dijo...

isabel: Gracias por hacerme ver lo que no veía. Gracias mil veces. Mil y ciento mil.
Besos
....................
darilea: La hay, muchísima ternura, no puedes imaginar cuanta ternura siento por él...
Muchísma.
Besos