martes, 28 de octubre de 2008

Sin cortinas



Quito las cortinas de la ventana y limpio las dos, las cortinas y la ventana.
La ventana se queda sin cortinas hasta que se sequen.
Entra luz a través del cristal, tanta que me deslumbra.
Sentada en una banqueta, miro al exterior.
Las flores, la barandilla del balcón, la lluvia que todo lo moja, la casa de enfrente, la hierba del jardín…

Me miro observando lo que me rodea, lo que me envuelve. Me miro mirándolo todo con ansia, con especial atención. Me miro con esos ojos que se detienen en los montocitos que los gorriones han esparcido por el balcón. Les gusta visitarme y revolcarse en las macetas, esos piadores de caminos, nadadores de tierra.

También algún petirrojo suele pasearse por aquí, a comerse las migas que ha tirado el nieto de la vecina de arriba… Creo que está convencido que mis flores tienen hambre. A veces también tira patatas fritas.

La calle adornada de jardines, farolas, bancos y papeleras ofrecen más motivos para seguir mirando. Y la gente… La gente que pasea sus sueños por las esquinas, unos montados en bicicleta, otros recorriendo el camino hacia casa. Sale un perro corriendo de un rincón y su dueño le grita. ¡Vuelve aquí! Y el perro vuelve meneando el rabo.

Por un momento pienso en no volver a poner las cortinas, en dejarlas olvidadas en una balda, pero a la hora en que aparece la luna, mi cocina sería el escaparate de todos los vecinos.

¡Qué maravilla tener estos ojos que todo lo quieren ver!


6 comentarios:

Lidia M. Domes dijo...

Es bueno ver con mirada amplia...

Siempre puedes correr las cortinas un rato, cada vez que tengas ganas...

Y también podemos mirar adentro (nuestro) y también es maravilloso, no crees???

Abrazos,

Lidia

white dijo...

Me encanta mirar e imaginar vidas. besitos

Trini dijo...

Me encanta mirar así, como tú lo has hecho. Mirar y estudiar las estampas que nos rodean y que, normalmente, con las prisas, no vemos. Es bueno, de vez en cuando hacer ese ejercicio.

Besos

Isabel dijo...

Tienes ojillos zen, no me cabe duda. Que disfrutan de todo lo que ven. De todo. Besos.

Estrella Altair dijo...

Desde luego somos priviligiadas en muchos sentidos y a veces no nos damos ni cuenta... a mi tambien me gustan las ventanas sin cortinas.. por un tiempo... y sobre todo cuando lo que se ve y percibe es .... abierto despejado y con luz.

Un beso

Ojo de fuego dijo...

lidia: Pues lo de mirar adentro, lo hago muy a menudo. Y más me vale, más me vale. Y si que es maravilloso, mucho más de lo que podríamos imaginar.

Muchos besos
................
white: ¡Cómo me alegro verte de nuevo por aquí y que sigas escribiendo!

Muchos besitos
......................
trini: Es que es como perderte una parte importante de la vida, todo lo que nos rodea, todo lo que nos envuelve. Hay que aprender a pararse, anunque sea una vez al día, para disfrutar de algo, sólo de una cosa, pero tú que llena...
Besos
.....................
isabel: Pues no se si son zen o no. No he leído nada del tema. Sólo se lo que disfruto observándolo todo.
Besos
.......................
estrella altair: Pues me alegro que te guste a tí también. Además se disfruta mucha con la luz, da vida y es bueno meter un poquito dentro.

Besitos